La historia del Cupcake maldito

La historia del Cupcake maldito

Vistosos, llamativos, divertidos, coloridos; los cupcakes llenan hoy en día gran parte de los escaparates de las pastelerías más de moda de toda Europa y aún más del otro lado del charco. Situándonos en la eterna tesitura de diferenciar entre muffin-magdalena-cupcake, estos pastelitos unidosis ideados originariamente para las almas solitarias están experimentando un boom mundial probablemente incentivado tanto por la crisis (al fin y al cabo estas magdalenas solían ser más baratas que el resto de los productos de pastelería) como por las magníficas decoraciones que los acompañan.
Hace unos cuantos años (no os creáis que muchos que si le restamos muchos a mis 21 perdería la memoria), paseando por Portobello Road con mi madre dimos a parar con una pastelería nueva: pegamos las manos a su cristalera como niñas pequeñas, regodeándonos en nuestra propia saliva. Nos decidimos a entrar y estuvimos más de media hora tratando de decidir qué pastelito merendaríamos cada una. Salimos de la tienda con nuestro perfecto cupcake en su divina cajita, felices de la vida, y cuando nos sentamos a comerlo tranquilamente en un banquito de las cercanías no fuimos capaz de pasar del segundo bocado. Aquello era completamente marrón pero a lo último a lo que sabía era a chocolate, la masa estaba insípida y grasienta y el buttercream hacía todavía más grasosa la experiencia, era como si todo ello se pegase al paladar con super glue y no había nadie que lo quitase.
La historia del Cupcake maldito
He de reconocer que desde entonces taché las palabras buttercream y cupcake de mi vida mientras me limitaba a observar maravillada las obras de arte que se hacían con dichos muffins porque, eso sí, se hacen cosas muy muy muy chulas con ellos.
Una vez empezada la fiebre repostera en mi casa y mi incursión en el mundo blogger, era cuestión de días que probase por mi misma otra vez y fue gracias al cumpleaños de mi amiga Aom y a la comida Tailandesa que nos preparó para esa día, gracias a lo que me atreví (también me animé a “decorar” mis primeras galletas pero eso es otra historia que ya contaré otro día).
Elegí la base más simple del blog de Alma, Objetivo Cupcake Perfecto, la receta de vainilla infalible, que luego rellené con mermelada de fresa y cubrí con un buttercream de fresa también.
A pesar de que creo que me quedé un poco corta en el relleno y que mi impresión con respecto a los de Hummingbird Bakery fue mucho mejor ya que estos sabían a fresa y no eran para nada grasosos (la masa), sigo opinando que estos pasteles no tienen nada que envidiar a la pastelería tradicional (que la prefiero) y que por lo único por lo que para mí resaltan es por su decoración. He tachado el buttercream de mi vida.
La historia del Cupcake maldito
Esta es mi humilde opinión, si quiero un pastel me decanto por los de toda la vida (o versionados) mientras que si quiero una magdalena que me den una caserita de aceite de oliva, que me derrito. Y vosotros, ¿Qué pensáis? ¿Están los cupcakes sobrevalorados? Me encantaría saber vuestras opiniones sobre esta nueva moda aunque, si lo llamamos moda asumamos que es algo pasajero.
¡Ah! Eso sí, estoy como loca por hacer un curso de decoración de estos bomboncitos porque aunque no me gusten me parece un trabajo precioso el que hace mucha gente que he andado observando.
Y aquí mis cupcakes, por si queréis intentarlo vosotros:
Ingredientes:
100gr de harina
1 cucharadita (ts) de impulsor Royal
100gr de azúcar
100gr de mantequilla a punto pomada
2 huevos
2 cucharadas (Tbs) de leche
1 1/2 cucharaditas (ts) de extracto de vainilla
Mermelada de fresa
Para el buttercream:
55gr de mantequilla en pomada
140gr de azúcar glass
4 cucharadas de mermelada de fresa
Preparación:
  1. Precalentamos el horno a 180ºC y colocamos en una fuente de 8 muffins unos papelitos.
  2. Batimos la mantequilla con el azúcar hasta que blanquee.
  3. Añadimos los huevos batidos con la vainilla y la harina mezclada con la levadura química. Removemos lo estrictamente necesario y añadimos la leche.
  4. Repartimos la mezcla entre los papeles y horneamos 18 minutos.
  5. Dejamos templar 5 minutos sin sacarlos del molde y después transferirlos a la rejilla.
  6. Cuando estén fríos les abrimos el copete y dentro los rellenamos con mermelada. Los volvemos a cerrar.
  7. Preparamos el buttercream batiendo la mantequilla hasta que blanquee, añadimos la mermelada y poco a poco el azúcar. Añadiremos tanto azúcar como queramos que sea nuestra consistencia.
  8. Decoramos los cupcakes con el buttercream.
Coste: requete baratos.
 
 
Datos nutricionales (por cupcake):
Calorías: 324kcal
Grasas: 16gr
Hidratos de Carbono: 42gr
Proteina: 3gr
33 comentarios
  1. EL PUCHERETE DE MARI
    EL PUCHERETE DE MARI Dice:

    Bueno Clara, coincido contigo en mi preferencia por la repostería tradicional, tenemos unos dulces espectaculares, lo que si esta claro es que es muy fashion lo de comprar un cupcake y que te lo pongan en una cajita. Yo hice un taller de cupcakes y fue divertido pero personalmente me parecen dulces muy pesados y que de sabor, es mi opinión claro, no dicen nada, demasiado contundentes, eso si son monísimos de la muerte y hay gente que hace verdaderas cucadas pero a mi el buttercream me supera, lo confieso, tanta mantequilla es demasiado para mi paladar. En Valencia han abierto varios locales especializados en cupcakes y hace poco por curiosidad fui a probar y la verdad es que no te voy a decir mi opinión, puedes imaginartela.
    De todas formas te han quedado muy monos y si te parece nos comemos uno a medias.
    Besos guapa

    Responder
  2. Laura Selene
    Laura Selene Dice:

    Ains, que quieres que te diga, dónde este un buen bizcocho o una tarta de hojaldre con frutas de temporada que se quiten los “cupcakes”. A mi (que no soy de dulce) me encanta hacerlos y que a quién les guste que disfruten con ellos, personalmente los pruebo sin buttercream, ni frostting… a palo seco, que es en realidad una magdalena. Dónde vivo no hay tienda que los venda pero sabiendo que no me gustan, si ponen una, no me tendrán de clienta. Por suerte para los negocios los gustos son como los colores y si es una moda pasajera encuentro perfecto que uno se beneficie de ello. Un beso.

    Responder
  3. Ana López Blanco
    Ana López Blanco Dice:

    Tengo que decir, que me pasa como a ti, me puedo tirar horas admirando la decoración de estas magdalenas, de las galletas o las tartas fondant. Estas úlmas se hacerlas pero no puedo ni comerlas. Una moda??? Tal vez, creo que nos dividiremos en dos, y sera más o menos al 50%. Por mi parte creo que son verdaderas obras de arte, y que hay todo un mundo a su alrededor que roza lo abstracto, sin embargo embellecen la fiestas, sin más. Prefiero unas rosquillas aceitosas con azúcar por encima como las que hacía mi abuela, a cualquier buttercream. Pr cierto una receta de “buttercream” que está rica queso philadelhia, azúcar glass, y nata, esta última en menos proporciones, solo si se necesita añade mantequilla. Seguro que las magdalenas de Martinez del desayuno te quedan ricas 🙂
    POr cierto los cupcakes te han quedado lindo y si sabían a fresa mejor que mejor. Besitos

    Responder
  4. Paquita
    Paquita Dice:

    A mim me pasó como a ti que me encantaban , incluso sin probarlos me apunté a un curso donde aprendí a preparar autenticas maravillas , pero cuando le pegué el primer mordisco me dececiono tanto que no he vuelto a prepararlos y mi hija no hace más que decirme cuando volveras a hacer mami!! Pero es que no me apetece para nada , creo que hay otros postres y dulces mucho más buenos , aunque a lo mejor no son tan vistosos.
    Besitos 🙂

    Responder
  5. La cocina de Camilni
    La cocina de Camilni Dice:

    Me he imaginado a tu mami y a tí la cara de desilución en ese banco sentada, y encima pensando qué pena de dinero que hemos tirado.
    Me decanto por lo tradicional, aunque he de decir que me quedo maravillada del arte de algunas cosas.
    El otro día la que te escribe probó el fondant, para mí demasiado azúcar, a mi hermana le gustó, yo me llevé un chasco.

    Ahora los tuyos ya son otra cosa, con sabor a fresa y todo, se ven ricos, me fío de tí, anotado queda.

    Responder
  6. Delicias Baruz
    Delicias Baruz Dice:

    Supongo que es como todo, si están bien hechos, una buena receta, estarán ricos, el problema es si se piede uno sólo en la decoración. Estos tuyos tienen muy buena pinta. Un abrazo, Clara.

    Responder
  7. geles
    geles Dice:

    Yo sólo he hecho una vez, porque me pasó lo que a ti; son unos pasteles excesivamente dulces y pesados. Para mí, donde esté una buena magdalena de aceite de oliva, que se quite cualquier cupcake. Otra cosa es echarle a la magdalena alguna cremita o mermelada… con eso sí se me hace la boca agua. Un beso

    Responder
  8. Dulce Pampa
    Dulce Pampa Dice:

    No podria estar mas de acuerdo con vos! aca tambien hay un lugar que te dan ganas de comerte todos los cupcakes y despues es pura desilucion. Por eso yo los hago con con crema no con buttercream, queda exquisito!!! y mi amiga blogera Irene the Hands in dough las hace con queso!!!! y por experiencia propia te digo que son una locura!
    proba distintas recetas para el frosting y veras que empiezan a gustarte los cupcakes!
    Besitos

    Responder
  9. Mar
    Mar Dice:

    Hay cupcakes-muffins y madalenas estupendísim@. El problema es la decoracion que, dependiendo de lo que lo hagas, pues te puede pasar que no comas más de un bocado o comertelo tranquilamente. Pero lo bonitos que quedan….eso no tiene precio. Cuando veo los de Alma me parecen ideales. Yo todavia no he decorado ninguno…estos tuyos me parecen perfectos.
    Enhorabuena por el premio de Caty de Circus Day….. tu receta es genial.
    Bss
    La cocina de Mar
    http://la-cocina-de-mar.blogspot.com

    Responder
  10. Susi
    Susi Dice:

    Que pena que por una mala experiencia casi te pierdas un manjar tan rico como un cupcake bien hecho. Seguro que los tuyos estaban deliciosos además de bonitos. Un beso.

    Responder
  11. Rakelilla
    Rakelilla Dice:

    A mi me encantan los cupcakes,lo que no me gusta es el buttercream. Y lo malo de los cupcakes profesionales es que para que queden tan bonitos y con esos copetes tan perfectos usan esta cobertura que es la que mejor aguanta la forma.
    Pero unos cupcakes caseros cubiertos de crema de queso, ganaché de chocolate, crema pastelera, nutella…. son una delicia, más feos que sus hermanos de mantequilla pero mil veces más ricos.

    Bicos

    Responder
  12. Teresa
    Teresa Dice:

    Jajaaa!! Clara me pasa igual!! A mí me gustan las magdalenas de toda la vida y los muffins que son más densos y más jugosos, pero los cupcakes no me dicen nada, la base me parece una magdalena, pero más sosa y el buttercream, aggg, termino siempre empalagada, eso sí, son preciosos, hay diseños tremendamente ingeniosos y lucen mucho, pero yo no termino de cogerles el punto, por no hablar de la manga, que no domino, parece que tiene vida propia!!
    Los tuyos te han quedado muy bien!!!
    Besoss

    Responder
  13. Aurélie
    Aurélie Dice:

    Creo que opinamos todas lo mismo. Yo he hecho dos veces cupcakes, y sigo el blog de Alma y de La dulce magdalena y me parecen preciosos pero dulces muy contundentes y empalagosos.
    El sabor elegido también influye mucho, tu opción me parece muy buena!
    Un beso,
    Aurélie

    Responder
  14. Guadalupe Zimmermann
    Guadalupe Zimmermann Dice:

    Hola Clara, no hay nada mejor que una magdalena tradicional de toda la vida! Aunque también debo decir que he preparado cupcakes con recetas que quedan muy buenas, pero siempre modificando ingredientes para hacerlos saludables. El buttercream no debe ser tan pesado y dulce como lo acostumbran en USA, yo he probado algunas recetas con queso y mantequilla con yoghurt (menos grasa) y también sirven!
    Besos.

    Responder
  15. Pastelito Valiente
    Pastelito Valiente Dice:

    Coincido contigo, de hecho ya he hablado en mi blog de mi odio por las buttercremas y mis intentos por “españolizarlas”, de hecho he publicado unos cupcakes y ya está. A mí me sigue gustadno la repostería tradicional, la de toda la vida… y últimamente también la pastelería de centroeuropa que es fantástica de sabor (a mí el buttercream por mucho que se enmascare me sigue sabiendo a mantequilla pura). Bs

    Responder
  16. Cris Mini Món
    Cris Mini Món Dice:

    Te han quedado muy bien, y estoy deacuerdo contigo, la buttercrem creo que se pasan demasiado de mantequilla, es muy empalagosa. Eso sí, a la vista són preciosos. Yo los he hecho en casa una vez, gustaron a todos, pero me dijeron que preferían sin “la cosa de encima” jejeje, o sea que a hacer madalenas, que bien ricas que son.
    Un abrazo

    Responder
  17. cocinamarroqui
    cocinamarroqui Dice:

    Desde el país de las almendras, la miel, las garrapiñadas, los jarabes, los almibares, los frutos secos, los turrones, harina hecha arte, horneados perfectos, fritos sin aceite, filigranas con azúcar, cuernos de gazela, con dátiles, con nueces, orejones o uvas pasas, bastelas,alfajores y mazapanes, guirlaches, briouats con agua de rosas, chebakias, krachels esponjosos, con sus semillas de sesamo, y…..
    Creo que está contestado.
    Eso si, son muy monos.
    Besos

    Responder
  18. Canija
    Canija Dice:

    Estoy contigo, y además me pasa lo mismo con los macarons,unos demasiado empalagosos y otros con demasiado azúcar para mi gusto. Eso sí, son muy bonitos, pero yo como con la boca! jajaja

    Responder
  19. La Sopa de Tomate
    La Sopa de Tomate Dice:

    Comparto la idea contigo de que aprender a decorarlos sería buenísimo, e visto muchas fotos espectaculares de pastelerías de este lado del charco que dejarían a cualquier pastelería normal sin gracia, pero al igual que tu, pienso que están sobrevaluados y que para comerme un cup-cake prefiero los llamados muffins algo más rústicos pero densos en sabor.En fín para deleitar los ojos solo hay que mirar.
    Besos

    Responder
  20. maria
    maria Dice:

    Totalmente sobrevalorados y que no se nos olvide que son magdalenas que como no tengan ese punto de ternura y esponjosidad tíralos.Es como todo son modas y ahora está en boga esa tendencia retro-chic, vintage- romántico que desde luego ofrecen los cupcakes con sus decoraciones tan bonitas y en escaparates de pequeñas pastelerías con puertas de colores como si paseáramos por el soho neoyorkino.
    Bsos

    Responder
  21. antonia
    antonia Dice:

    Pues a mí ahora me ha dado por los cupcakes, en realidad son magdalenas, están igual de buenos, sólo que puedes decorarlos y llaman más la atención, pero ya te digo, a mí hasta ahora ni fu ni fa, y ahora, me pirro!! voy a temporadas…por cierto, te han quedado genial!

    Responder
  22. Yolanda
    Yolanda Dice:

    Hola guapa!!

    Los cupcakes están de moda, no hay duda. Mi experiencia en el mundo cupcake es “cero”. Bueno, vamos a ver, puntualicemos. Solo he hecho una vez cupcakes, pero sobre una magdalena tradicional y con una crema sin mantequilla. Creo que este tipo de cupcake no es el más ortodoxo que digamos, así que acérrimos a los cupcakes, absténgase de ver los que yo he hecho cuando vean la luz pública.

    Sin embargo tengo una única experiencia saboreando cupcakes: ¿conoces Happy Day Bakery? Es una diminuta pastelería que hay en Madrid, en la calle Espíritu Santo y donde creo que los cupcakes poco tienen que ver con los de tu narración por ese famoso barrio londinense.

    Me gusta la mantequilla en las galletas, en los bizcochos, aunque los prefiero con aceite de oliva, pero si el verdadero buttercream es tal y como el que tú describes que comisteis tu madre y tú, ¿para qué tengo piernas?

    Pero todo es indagar y encontrar el cupcake perfecto ¿no?

    Un besito!!

    Responder
  23. Valen
    Valen Dice:

    Madre, es que nunca escribo en blogs ajenos, pero ya tenía ganas de que la gente diese su opinión sobre este tema (sin infravalorar a nadie): personalmente creo que tanto los cupcakes como las tartas fondant están sobrevalorados. Dosis de azúcar y grasas muy elevadas que no quedan compensadas por sabor y textura. Cada vez que veo estas creaciones pienso que si le meto un bocado estaré comiendo colorante, una cucharada de mantequilla y otra de azúcar. Yo lo veo más como una manualidad. Vivan las magdalenas carmencita!

    Responder
  24. Muffin Galaxy
    Muffin Galaxy Dice:

    Me ha gustado mucho tu comentario sobre los cupcakes y se ven muy bonitos. La verdad es que a mi me gustan bastante pero soy un poco tiquismiquis con el buttercream y no me apasionan aquellos tan empalagosos ni con tanto adorno. Prefiero una nata montada o una buena crema… Y mi perdición, como a ti, es la pastelería tradicional. ¡Adoro las magdalenas de todas clases! Besos, Montse.

    Responder
  25. pieintheskybcn
    pieintheskybcn Dice:

    Pues yo me uno a tu opinión. Cada vez soy más partidaria de las magdalenas. Aunque los muffins también me gustan mucho. Los cupcakes son el capricho de un día (hay alternativas más suaves a la buttercream!) pero son tan bonitos que creo que el boom se encuentra en la creatividad que ellos ofrecen. Saludicos.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *