Mamá, ¿Por qué mi tortilla de patatas es una piedra? : 8 Razones

Mamá, ¿Por qué mi tortilla de patatas es una piedra?: 8 Razones

La tortilla de patata es, sin duda alguna y junto con la paella, la bandera gastronómica de nuestro país. Es, creo, el plato que más se fusila en los bares y restaurantes pero también es uno de los que sufre los mayores atentados. He llegado incluso a pensar que las tortillas españolas debieron de ser Satanás o algo aún peor en su vida anterior; aunque no sé si los que debimos serlo fuimos todos a los que de vez en cuando nos gusta tomarnos un pinchito.

[…]

Pues eso, que mi primera tortilla de patatas fue un desastre, se me pegó entera y acabó convirtiéndose en unas patatas revueltas con un poco de huevo quemado. Y la segunda se quedó a medio camino cuando le di la vuelta. Y la última… pues ya sale redondita, blandita, poco cuajada y, por supuesto, con su cebollita. ¿Qué cómo la hago? Siguiendo algunos de los trucos de mi madre y… a ojímetro, según lo vaya viendo, vamos. Pero, después de preguntar a mi familia, a mis compañeros y a amigos cocineros esto es lo que he sacado en claro:

¿Por qué mi tortilla de patata es una piedra?
 
Si queréis saber mis 8 razones sólo tendréis que pinchar aquí.
1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *