El cenador de Amós

Viajes que merecen la pena: El cenador de Amós [Re-Comiendo]

Si hubiese tenido tiempo para escribir sobre El Cenador de Amós, lo hubiese hecho hace un par de meses. Más o menos. Pero bueno, donde no hay-no hay, y no se puede sacar. O eso dicen de los tontos.
Ya os he taladrado en un sinfín de ocasiones sobre las bondades del norte y lo mucho que me gusta, a veces incluso me da la sensación de que podría parecer que la Oficina de Turismo de Cantabria me paga. Pero no. Creo que no me pagaría ni aunque me contratase y estuviese trabajando de verdad, porque viendo cómo están las cosas…

Dramas nacionales aparte, reconozco que me olvido de estas cosas en cuanto me pongo a cocinar o me ponen un buen plato delante. En ese momento: “¡Al carajo todo!” Y algo así pasó en Villaverde de Pontones, en una espctacular casona del siglo XVIII dn la que Jesús Sánchez y su mujer Marián llevan las riendas desde hace más de veinte años.
La decoración es renovada y limpia, que no significa que hayan destrozado el encanto de la vieja casa (como solemos ver por el centro de Madrid, antiguas tiendas preciosas que se convierten en horrendos locales para turistas. A esos habría que acuchillarlos, estoy convencida)  sino que han sabido conservarlo aunándolo con modernidad, un acierto.

El cenador de Amós

Al entrar en la sala lo primero que hacemos es encontrarnos con Jesús Sánchez, detrás de una barra y con todo preparado para contarnos algo sobre el mundo de la anchoa. Ahí mismo la desala, la limpia y nos la comemos con un chorrito de aceite; un pelín demasiado salada para mi gusto.
Ya en la mesa llegan los abreboca: Aceituna con maíz, Crujiente de venere, rizo de picón con punto dulce y magdalena de anchoa. 

El cenador de Amós

Chicharro

El cenador de Amós

Cuscús de lentejas

El cenador de Amós

Tartar de carabinero

De primer plato llega a la mesa un chicharro, producto de la zona, marinado con un gazpacho de pimiento en forma de esferificación: rico, muy bien tratado.
El tartar de carabinero, blini, emulsión de alga codium y helado de cilantro creo que fue el plato que más me enganchó, bien equilibrado, lleno de sabor, buenísimo.
Y otro de los grandes, sus ya clásicas Lentejas de la Armuña, elaboradas como un cuscús y presentadas  de tal manera que cada bocado del plato resulta diferente. Se sirve con dados de cochinillo confitado, distintas verduras, papada, salsa de pimiento, crema de eneldo,  tomate y pan. La textura de la lenteja tratada así es impresionante y quizá el único pero del plato sea que le falta algo de melosidad.

El cenador de Amós

Antes

El cenador de Amós

Después

El timbal de huevo con jibia explota en el plato bañándose por completo con la yema y dando lugar a un plato tradicional. Bien tratado el lomo de lubina, a la plancha, con puré de hinojo pero se debería buscar una mejor presentación.
De carnes el canelón de manzana relleno de pularda y bombón de foie, estupendo, suave, con una buena combinación de ingredientes. El bombón de foie, esferificado, no llega a convencerme.

El cenador de Amós

Lubina

El cenador de Amós

Canelón de pularda

Los postres empezaron con unos rollitos de pepino con sorbete de piña y estragón: refrescantísimo y ejecutado a la perfección. Y concluyeron con el cremoso de chocolate, avellana y naranja sanguina, una combinación acertada y un cremoso perfecto.

El cenador de Amós

Rollitos de pepino

El cenador de Amós

Cremoso de chocolate

Para terminar unos dulces para el café que nos llevan hasta nuestra infancia, tenemos incluso que lamer la tapa del yogur, este de nocilla.
Una estupenda comida, medida a la perfección por una combinación que ni se hace larga ni pesada, soy más de menús cortos que esos largos que parece que vamos a echar la vida sentados en la mesa. Bien, bien. Ah, y en cuanto a los panes, que son mi debilidad, uno de la zona y otro traído desde el País Vasco, de maíz, muy ricos ambos.
Pero lo mejor vino después, una charla, entrevista incluida, una promesa de vuelta y el libro del Cenador que tengo en casa, una joya del cantábrico.

El cenador de Amós
El cenador de Amós
El cenador de Amós

El Cenador de Amós
Plaza del Sol, Villaverde de Pontones
942 50 82 43 

6 comentarios
  1. connie sua
    connie sua Dice:

    Me encanta Cantabria, todos los veranos me tengo que escapar unos días hasta allí, asi vaya a donde vaya. Su gastronomía… !! ni hablar !! es fantástica. No he visitado el lugar que nombras, pero lo dejo en la lista para mi próxima visita. Un abrazo.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *