streetxo-missmigas.jpg

StreetXo, la gamberrada adictiva de Dabiz Muñoz

Han tenido que pasar tres cuatro visitas por el cielo de El corte inglés de Callao y la celebración de la tercera estrella Michelín para DiverXo (su hermano mayor) para, por fin, pronunciarme al respecto de este desenfadado StreetXo. En su apariencia, no es más que otro de los chiringuitos que ofrecen comidas más o menos rápidas en este área llamada Gourmet Experience; eso sí, con la música mucho más alta y taladrante. El espacio está concebido para comer unos cuantos platos e irse, no más de diez taburetes a lo largo de la barra hacen que no quieras quedarte mucho tiempo allí sentado. Además del dolor de cabeza en cuanto intentas mantener una conversación con alguien. Y aunque a ratos gustaría comer estos platos con un poco más de calma, el concepto funciona.

albondigas-streetxo-missmigas.jpg

Albóndigas de vaca vieja

Desde la primera vez que lo visité he podido probar casi todos los platos y en esta última penúltima también los que han metido nuevos en la carta. Es imposible apuntar la ristra de ingredientes que los cocineros/camareros te cuentan que llevan cuando te lo ponen delante, o bien en un cuenco o sobre un papel parafinado a modo de lienzo. Pero no importa, es puro umami. Y ha ido a mejor visita tras visita. Tal vez porque la primera vez probamos una caballa que no nos gustó demasiado y el tataki de pez mantequilla que tampoco nos maravilló. Pero el chili-crab, ¡oh, el chili crab! Ha sido un fijo, y lo seguirá siendo. Qué cosa rica. Y lo de la primera vez no se volvió a repetir porque todo lo demás que hemos ido probando a lo largo de los días nos ha conquistado. Son de esos platos que te gustaría rebañar a más no poder, a cucharada limpia. Y, además, a precios razonables (30€/persona comiendo abuntantemente).

La verdad es que no me siento en absoluto capaz de definir la cocina de David, me gusta su equilibro y su atrevimiento y cuento los días para ir a DiverXo. Quien no conozca StreetXo que….

Si quieres leer más PINCHA AQUÍ.

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *