Ajoblanco, breva, anchoa, tomate de árbol y kimchi

Ajoblanco, breva, anchoa, tomate de árbol y kimchi

El verano ha llegado y, si no, lo vamos a instaurar. En mi casa lo averiguamos rápidamente cuando cambia el menú y dejamos de comer cocido casi todos los días de la semana para pasar al gazpacho; resulta que era así como funcionaba en casa de mis abuelos, allá por el Badajoz más profundo.

Ajoblanco, breva, anchoa, tomate de árbol y kimchi

Lo cierto es que las sopas frías entran de sopetón cuando el calor aprieta y, bien guardadas en la nevera, nos hacen un plato rápido para servir en el momento aderezándolo con lo que tengamos por casa. En esta ocasión no buscaba tanto hacer un ajoblanco sino dar salida a unas brevas (¡oh! junto con los higos y los melocotones – no se ofendan mis queridas manzanas – son mis frutas preferidas) que andaban pululando por ahí y me apetecía usar en algún plato salado.  Así que abrí la despensa y fui sacando ingredientes de esos comunes para todos los mortales que no suelen fallar en mis estanterías: kimchi, anchoas, almendras y tomates de árbol. ¿Qué carajo es el kimchi? Una col fermentada coreana que decidí triturar para hacer un puré y poner unas gotas en el plato  para que le diese un punto entre ácido y picante y refrescase ligeramente. Las anchoas y las almendras, las primeras de Santoña y las segundas Marconas, importante que intenten ser siempre de la mejor de las calidades pues luego eso marcará el resultado final y determinará si seguiremos bebiendo agua durante toda la tarde por culpa de la salazón o podremos descansar al aire libre disfrutando de una siesta placentera.  Y si ya hemos pasado por el sur gracias al ajoblanco, por Corea con el kimchi y por el cantábrico Dios mediante nuestra anchoa, nos queda una visita andina de la mano del tomate de árbol o tamarillo, una fruta proveniente de un arbusto que allí se utiliza tanto en ensaladas como para hacer zumos, dulces y postres. En Madrid, si queréis conseguir kimchi ya preparado podréis encontrarlo en un supermercado coreano que hay en la calle Leganitos; para el tamarillo, en cambio, id directos a Gold Gourmet porque si no lo tienen, os lo conseguirán.

Ajoblanco, breva, anchoa, tomate de árbol y kimchi

Por cierto, no os olvidéis que sólo hay un secreto además del de  utilizar buenos ingredientes dentro de una crema para que salga rica, y es, únicamente, triturarla hasta el infinito para que quede bien cremosita.

 

Para ver la receta, PINCHA AQUÍ.

¿Se os ocurren otras formas de utilizar las brevas? ¡¡¡Se buscan ideas!!!

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *