Azafrán - larga vida a la cocina manchega (Villarrobledo)

Azafrán – larga vida a la cocina manchega (Villarrobledo)

A medio camino entre Madrid y Murcia, y muy cerca de Albacete, se encuentra Villarrobledo, un pueblo con una fuerte tradición vinícola que se asienta en la parte más llana de La Mancha. Por el paseo que me di entre sus calles, con un calor acuciante, no puedo decir que la capital de Viña Rock sea un lugar precioso pero la experiencia con la cocina que hace Teresa Gutiérrez en su Azafrán bien merece la visita. De familia de dentistas, ella abandonó ese camino un septiembre que decidió convertirse en la hija díscola matriculándose en cocina en Valencia. Desde ahí, su formación continuó en Francia para luego pasar por cocinas como la de Manuel de la Osa o la de El Faro del Puerto, en el Puerto de Santa María. Valiente sin límites, decidió fijar su casa madre en su ciudad natal, empezando con un puesto de comida para llevar que más tarde cerraría para centrarse única y exclusivamente en el restaurante que lleva con simpatía, buen hacer y frescura pero siempre con las raíces manchegas bien presentes. Gracias a mi estancia en El Bohío y mi amistad con Pepe Rodríguez he tenido un breve acercamiento a la cocina de esta tierra pero he de reconocer que me siento muy verde al respecto. Lo que sí que puedo afirmar es que todos los platos que nos puso Teresa delante  hicieron que los 220km desde Madrid merecieran, y mucho, la pena. Pero no sólo por lo que probamos  sino que el cómputo global de la experiencia fue fantástico gracias a una sala decorada agradablemente, un servicio de lo más atento y encantador y una perfecta anfitriona que nos presentó uno a uno los platos mostrando una pasión abrumadora por su oficio. Azafrán - larga vida a la cocina manchega (Villarrobledo) Haciendo un resumen muy breve, en Azafrán, Teresa apuesta por una renovación de la cocina manchega con sentido, sin abusar de tecnicismos que muchas veces hacen caer en el sinsabor, con productos de primera calidad y a unos precios muy contenidos lo cual hace que la parada en Villarrobledo sea casi obligatoria. Azafrán - larga vida a la cocina manchega (Villarrobledo) Nada más sentarnos en la mesa, unas olivas y una cerveza autóctona, La Flaca (Salvaje), sirvieron como tránsito hasta que llegaron  las foccacias caseras de tomate y queso, hechas con masa madre, junto con una suavísima y deliciosa mantequilla de hierbas del jardín de la cocinera. Existe una carta y un menú del día a precios imbatibles pero nosotros nos dejamos aconsejar asegurando que somos de buen comer. Los aperitivos que siguieron fueron las adictivas cortezas de cerdo caramelizadas, dulces sí, el señor Regol lo juzgaría pero como snack me parece divertido y muy rico, y un jugosísimo lomo de orza (según la receta de la abuela) con suave alioli y salmorejo de pimientos. Azafrán - larga vida a la cocina manchega (Villarrobledo) Lo primero fue una tosta con pimientos confitados y piñones. Ligeramente salada la galleta con el contrapunto dulce del pimiento. Azafrán - larga vida a la cocina manchega (Villarrobledo) Sensacional la reiterpretación que Teresa hace del Atascaburras, una pasta hecha a base de patata y bacalao que se suele tomar fría pero que en esta ocasión se presenta como un buñuelo napado en pilpil. Azafrán - larga vida a la cocina manchega (Villarrobledo) Muy buenas las migas ruleras con melón y anchoa, cubiertas por un velo de papada que le da una untuosidad especial sin caer en la excesiva grasaza con la que en muchos lugares las suelen servir. Azafrán - larga vida a la cocina manchega (Villarrobledo) Quizá uno de los platos que más me enamoró fue el Ajopringue, un completo desconocido para mí hasta la fecha. Se trata de una especie de crema-paté de color marrón-grisáceo hecho a base de papada, hígado de cerdo, especias, pan y ajo que se sirve con unas tostas en las que untarlo. Riquísimo. Azafrán - larga vida a la cocina manchega (Villarrobledo) Los gurullos, en versión de Teresa con perdiz, tampoco formaban parte de mi bagaje gastronómico y resultaron ser una pasta de trigo duro con azafrán incorporado, muy típicos de Murcia y Almería. Azafrán - larga vida a la cocina manchega (Villarrobledo) El pescado fue un bacalao que macera durante una semana y luego simplemente lo sopletea por encima, acompañado con ñoquis de patata muy levemente ahumada y jugo de carne. Azafrán - larga vida a la cocina manchega (Villarrobledo) La carne, en cambio, fue el clásico cordero manchego asado y luego deshuesado para hacerlo en tarrina con setas que quedaba tiernamente melosa. Azafrán - larga vida a la cocina manchega (Villarrobledo) Tres quesos, manchegos por su puesto, antes de los postres, con su membrillo y frutos secos. Muy ricos y similares, me fascina el queso así que lo disfruté muchísimo pero todavía no entiendo muy bien insertar quesos dentro de un menú degustación, creo que no se aprecian lo que se debería dentro de ellos. Azafrán - larga vida a la cocina manchega (Villarrobledo) Teresa es famosa por sus postres y así lo demostró con los dos que probamos. El primero, excelente de transición, un ravioli de piña y yogur con sopa de lima y merengue quemado. El segundo fue su postre de chocolate, del que confiesa que es bastante famosa, era un brownie con  mousse de chocolate con leche, chocolate líquido y frambuesa, ¡chocolatísimo! Azafrán - larga vida a la cocina manchega (Villarrobledo) Hubo petit fours pero ya estaba tan llena que no probé ninguno, lo que sí que disfruté fue de la carta de tés que tienen, incluso con uno hecho especialmente para ellos, y de una charla fantástica con Teresa y sus chicas, que nos enseñaron el estupendo local que tienen y compartimos opiniones. ¡Un rato maravilloso! Azafrán, sin duda, un lugar que bien merece la visita. Azafrán - larga vida a la cocina manchega (Villarrobledo)   Restaurante Azafrán Avda. Reyes Católicos, 71 bajo. 02600 Villarrobledo. Tel. 967 14 52 98 http://www.azafranvillarrobledo.com Azafrán - larga vida a la cocina manchega (Villarrobledo)

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *