Gambas a la quinta potencia, mi versión. Miss Migas

Gambas a la quinta potencia, mi versión.

No es para nada secreta mi afición por StreetXo, la barra canalla de Dabiz Muñoz, alma máter de Diverxo. Me gusta moverme por allí de vez en cuando, comer bien, echarme unas risas y salir con el humor favorecido. En mi última visita probé todos los platos nuevos que han incluido desde abril: el pad-thai en versión paella, la causa de sardina, el kway teow de jabalí-albahaca thai-cacao y tamarindo asado con obleas tostadas de arroz, el mejillón estilo DiverXO y el salteado express de chipirones con sambal oelek. Pero para que haya sitio para estas introducciones se han tenido que eliminar dos platos que yo solía pedir bastante, potentes de sabor y muy conseguidos. Hemos perdido por el camino las albóndigas de vaca vieja con ancas de rana y cacahuete y, el que ya era un clásico, las gambas a la quinta potencia.

Gambas a la quinta potencia, mi versión. Miss Migas

Ya teníamos aquí una versión de un plato de este lugar, el Sándwich club versionado así que a las gambas hoy les ha tocado el turno; eso sí, bajo mi propio albedrío. No es perfecta pero en casa ha triunfado, ya que no la tenemos en el Gourmet Experience esta es una buena forma de introducirse en los fogones y calmar las ansias crustáceas. El plato consiste en cinco preparaciones de gambas diferentes, para elaborarla necesitaremos unas gambas ricas, ya sabéis que cuánto más rico es el producto mejor resultado tendremos al final. Con sus cabezas y sus pieles elaboraremos el suquet de gamba, curry y coco que tendremos en la base del plato y con los cuerpos formaremos los dumplings de gambas, aunque os digo que esta elaboración os la podréis ahorrar yendo al supermercado chino que más cerca os pille porque allí los venden congelados y solamente tendréis que descongelarlos en la vaporera, algo que os ahorrará mucho tiempo y trabajo. Los camarones también podréis encontrarlos en estas tiendas, los tienen congelados y los guardan en cajitas, igual que el pan de gambas, que lo encontraréis tanto frito como listo para freír en casa. Si no sabéis dónde están estas tiendas, en Madrid podréis encontrarlas en la Calle General Margallo, en la Calle Leganitos y en el Mercado de Mostenses (entre otros), aunque por internet podréis comprar en www.iberochina.com. En Barcelona tenéis una en el Carrer Balmes, 6.

Si queréis leer la receta, PINCHAD AQUÍ.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *