Sardina, pimientos de padrón y licuado de lechuga

Sardina, pimientos de padrón y licuado de lechuga

Llevábamos ya tres semanas hablando de distintos lugares que bien merecen una visita si queréis disfrutar de una buena comilona en Cantabria, Asturias o la capital madrileña así que es hora de lanzar una receta sencilla que puede cambiar la noción de aperitivo en vuestras casas. Quizás la presentación es un poco ecléctica, a una le dan estos prontos de vez en cuando, pero lo importante es que la combinación de ingredientes funciona para que los pongáis, de la manera que más os guste, en vuestras casas.

Trabajamos, en esta ocasión, la sardina, un pescado azul que está en plena temporada y que es importante trabajar bien y potenciar con sal para que su sabor salga a flote. No os descubro nada si digo que no hay nada más sensacional que una buena sardina a la brasa o los exquisitos espetos malagueños pero así trabajada, en salazón, resulta una buena idea también para que se conserve durante más tiempo. Eso sí, os recomiendo que no os de por limpiarlas a primera hora de la mañana porque es uno de esos pescados con fuerte olor y después de un par de intentonas con ellos con el estómago vacío os aseguro que las náuseas son abundantes, ¡qué poco valorado está el oficio del pescadero!

En fin, que una vez curadas en sal, simplemente reservaremos los lomos sin espinas en aceite de oliva, preparados para cuando queramos consumirlos. ¿De acompañantes? Unos pimientos de padrón en tèmpura, bien crujientes, un licuado de lechuga y una reducción de salsa de soja ahumada; de cresta de la ola un polvo de kikos para darle un punto canalla. Y ya, cada uno, que haga su revolución con su linternita y monte su pincho como le de la gana.

Si quieres leer la receta, PINCHA AQUÍ.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *