ArealTrece

Cómete el mar – Las algas.

Este artículo se publicó el sábado pasado en El Diario Montañes. ¿Qué no te comerías nunca?

 

“Siempre he pensado que el sentido más importante para comer es la cultura. Si caminásemos por pueblos de países orientales podríamos asustarnos con la facilidad con la que comen serpiente o, incluso, perro pero si fuésemos a lugares de Sudamérica no sería raro encontrarnos con platos llenos de insectos o manjares elaborados a partir de primos de las ratas.

En muchos hogares todavía resulta inusual emplear un ingrediente que cada vez está haciendo más eco en los restaurantes de alta gastronomía, y es que aportan distintos matices a los platos haciéndolos sorprendentes y tremendamente gustativos. Escogidas cuidadosamente a lo largo de toda la costa gallega, las algas van entrando poco a poco en la concepción de un nuevo vegetal que, además de estar cargado de un sin fin de minerales, tiene un potencial increíble dentro de nuestra gastronomía.

He tenido la suerte de poder visitar una explotación de esta flora marina recientemente y bucear en las zonas donde Antón y Julián pasan horas explorando el fondo marino a lo largo de la Costa Da Morte en búsqueda del mejor producto que ofrezca el mar. Ellos son parte del equipo de Porto Muiños, empresa puntera tanto en el mundo de las algas como en el de los vegetales que nacen a orillas del mar, que comercializa tanto las algas en sí como conservas exquisitas hechas a base de éstas.

No es cuestión aquí de hacer propaganda de ninguna firma sino más bien trasladar la riqueza de un ingrediente nuevo con el que poco a poco podemos familiarizarnos hasta adoptarlo en nuestras costumbres e incorporarlo en nuestros platos de cada día; algo que, queramos o no, enriquecerá nuestra cultura, nuestra salud y nuestra experiencia gustativa.

Si se atreven con ello, prueben a acompañar cualquier pescado a la plancha con una salsa de wakame hecha a base de pochar unas chalotas picadas con el alga y un poco de vino blanco hasta que reduzca. Luego añadan un chorreón de nata, salpimenten y dejen al gusto para nada más tener que terminar en un vaso batidor con una nuez de mantequilla, triturar bien, colar y finalizar con un chorrito de limón y una pizca de cebollino picado en el último momento.”

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *