IMG_4623

Calamares en su tinta

Existen ciertas recetas que nunca deben ser tocadas. Sí, que no hace falta meterle ingredientes asiáticos, convertirlas en tataki o de un buen plato de cuchara acabar haciendo una monería. Aún así, seamos sinceros, ¿cuántos de ustedes encuentran fácilmente en su colmado habitual shichimi togarashi? Pues eso, que nos liamos innecesariamente en la mayor parte de los casos y casi en el 90% de las recetas que hacemos cuanto más sencillo, más rico.

También es cierto que los calamares en su tinta no son una receta sencilla. Vamos, de elaborar sí pero de encontrar rica por el mundo ni de broma. No sé si mis estándares son muy altos (Sí, los calamares en su tinta de mi madre son los mejores del mundo) o qué pero en la gran mayoría de los sitios que los ofertan acaban siendo una decepción para mí. ¿El secreto? Aquí os dejo un decálogo:

  • Buena calidad del calamar o del cachón y punto de cocción adecuado. El calamar está blandito si se cuece muy poco o, si ya nos pasamos, si los dejamos laaaaaaaargas horas.
  • Usar tintas naturales. Las tintas de sobre saben a eso, a sobre, y se nota.
  • Hacer un buen sofrito de ajo y cebolla al que luego regaremos con un poco de vino blanco, tomate frito y una pizca de pimentón.
  • Darle ese toque de picante que tanto ritmo les dará.
  • Acompañarlo de un buen arroz o, como en caso de mi abuelo, de unas patatas fritas.

Sí. Habéis escuchado bien. Patatas fritas: crocantes por fuera y tiernas por dentro, con su punto justo de sal y siempre fritas en aceite de oliva virgen extra bien limpio. Los trucos para unas patatas fritas perfectas son estos:

  • Utilizar una buena patata. En mi caso usé Patata Nueva de Málaga, la primera patata española de temporada que da un color más blanquecino al freiría pero mucho más crujiente. ¡Una delicia! (Pronto las usaré para una guiso también, a ver qué tal se comportan)
  • Pelarlas y cortarlas en bastones para luego pasarlas por agua y regarlas con sal frotándolas ligeramente.
  • Freír primero en aceite flojo, cuando al pincharlas ya estén tiernas retirarlas del aceite a un escurridor. Calentar el aceite muy fuerte y volverlas a echar en el momento de consumo, para que se queden crujientes por fuera.

Y para que no se os escape ni un detalle, aquí os dejo el vídeo en el que explico la receta de los calamares. Aunque más abajo también os la escriba.

PINCHA AQUÍ Y VERÁS LA RECETA 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *