IMG_4606

Pollo relleno inyectado en ron

La primera vez que bridé un pollo fue en Masterchef. Me acuerdo perfectamente: una clase magistral, unas codornices e hilo y aguja. ¡Con lo mal que se me da a  mí coser! Pero ahí que me puse, y menos mal que lo hice, porque en la prueba siguiente nos tocó deshuesar, rellenar, bridar y asar un señor pollo que a la mitad de nosotros se nos quedó crudo. Fue todo un espectáculo con intento de resurrección incluido.

Desde entonces no había vuelto a hacerlo pero el otro día me entró la morriña y, cargada de todos los elementos de mi despensa y de una fantástica pollita me puse manos a la obra. Para deshuesar cualquier ave hay dos procedimientos: a) abrir por la mitad el bicho y desde ahí empezar con mucho cuidado a quitar todos los huesos, y b) aprovechar el orificio del culo para ir indagando poco a poco y con la ayuda de una puntilla por donde van los huesos. Aunque la primera resulte más sencilla luego conlleva que hay que coser más así que yo siempre opto por la segunda opción cargándome de muuuuucha paciencia.

IMG_4600

Una vez tengamos nuestro pollo limpio de huesos tendremos que preparar el relleno y, como hago yo, la marinada que cubre su piel y la inyección para su carne. Estos dos pasos le van a aportar dos cosas, sabor y jugosidad; algo muy importante. La marinada la hice con una mezcla de salsa satay y salsa hoisin que tenía por casa aunque lo primero fue inyectar sus pechugas con un sake dulce (o cualquier otro licor que tengáis por casa) . Después ya tendremos que terminar el relleno, coser bien todo el ave y hornearlo; lo más latoso es deshuesarlo, hay en algunas pollerías que lo hacen, sólo tendréis que ponerle ojitos al pollero…

Y para que os quede más claro todavía, aunque más abajo leeréis la receta de este pollo relleno, aquí os dejo un podcast donde lo explico todo detalladísimamente. Para que no haya lugar a dudas.

¡PINCHAD AQUÍ Y LO ESCUCHARÉIS Y LEERÉIS LA RECETA! 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *