IMG_4654

Albóndigas en salsa

Las albóndigas en salsa son uno de esos guisos que deben permanecer inalterados durante los siglos. Para mí llevan intrínseco ese sabor a casa, a mamá, a protección y, también, a toneladas de pan mojado en su salsa a modo de barquitos. Sin duda alguna, el secreto de estas bolitas no es otro que estén jugosas y con bien de sabor, quizás acompañadas de arroz blanco o, mejor, patatas fritas en cuadradillos, como lo han hecho siempre en casa de mis tíos. Totalmente apto para la dieta así que:  “Bikinis, no worries, podréis finiquitar la comida con un ligerísimo MaxiBom”.

Sé que hay muchos talibanes a los que no les gusta el ajo ni la cebolla, a mí sí, así que os recomiendo que aliñéis a cascoporro vuestros balines y que en la masa de la carne agreguéis algún tipo de pan (prefiero miga de pan, o pan de molde, antes que pan rallado) aunque, maifriens, el huevo lo dejo para otros menesteres, básicamente porque lo que hace es compactar en lugar de que quede la cosa jugosa y tierna.

IMG_4653

 

No os equivoquéis, no, la “almóndiga” no es una comida viejuna; y eso os lo dice una moderna de pro vestida con un traje de verano de su abuela, bien fresquito para que todo ventile, sino que es un manjar de dioses. De carne, de pescado o incluso vegetarianas si hacéis una de estas ollas en casa os requeteaseguro que no quedará ni una dentro de ella. ¿Más consejos? Carne o pescado de calidad, como siempre – qué pesadita soy -, un buen sofrito y que no se queden requete pasadas. A veces no es ni necesario freírlas antes de añadirlas al guiso, esto os lo recomiendo sobretodo con las de pescado porque el toque del frito no me mola en ellas, pero si no queréis llenarlo todo de grasa – y esto va por los que ya no vivís con una mami detrás que os vaya limpiando, qué años aquellos – también podéis optar por el método horno a toda potencia, grill incluso encendido, para churruscarlas. Y sin ni gota de aceite por ningún lado.

PARA VER LA RECETA PINCHA AQUÍ. 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *