Bizcocho de chocolate y plátano

Bizcocho de chocolate y plátano

Feliz día de los enamorados del el chocolate, ay sí, ese amor incondicional y para toda la vida, ese que se mantiene llueva o nieve, en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza, en la onza de con leche o negro total, o en el último trozo de un bizcocho de chocolate y plátano como este.  Dicen que es afrodisíaco – pero también lo dicen de las ostras y son feas de narices – pero sea como fuere lo que tengo claro es que esa necesidad de cacao después de las comidas que te lleva a abrir el armario de la cocina en busca de una tableta sólo puede ser algo bonito y con mucho amor intrínseco en la relación.

Bizcocho de chocolate y plátano

En cambio, cuando quiero hacer en casa algún dulce elaborado pero muy sencillo siempre opto por el bizcocho clásico de toda la vida – ¿por qué demonios no se me ocurrirá fabricar bombones? – y lo voy versionando según los ingredientes que haya por casa. En esta ocasión, para este bizcocho de chocolate y plátano, os lo voy a soplar yo: mi despensa temblaba más que una modelo de la Cibeles en Groenlandia así que recurrí el bote de cacao puro en polvo de Valor (para mí es el mejor) y a un plátano que estaba a punto de pasar a mejor vida, solo y abandonado en el frutero. Decidí incorporar el cacao sólo en una parte de la masa par que se hiciesen formas bonitas – era la idea, ¿vale? – mezclarlas directamente en el molde del cake y después poner por encima unas láminas de plátano que, como cada vez que pongo cualquier cosa sobre un bizcocho, acabaron casi en el fondo . ¿Resultado? Que los desayunos así molan mucho, pero mucho más así que ya no hay excusas para no celebrar San Chocolatín en cualquier momento, un amor que nunca te dejará colgada.

PARA VER LA RECETA, PULSA AQUÍ.

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *