Coliflor aceitunas

Aceitunas, dos recetas de tapas deliciosas

Creo que no hay aperitivo más famoso y más querido que la típica tapa de aceitunas que tomamos alrededor de todo el Mediterráneo acompañadas por un refresco, un vermut o una cervecita. ¿A quién no le gustan unas buenas olivas para ir picoteando antes de entrar en faena? De cualquier variedad y color, mis #aceitunas favoritas he de reconocer que son las gordal – esas verdes grandotas llenas de sabor – o las kalamata – las pequeñitas de color morado – pero cualquier tipo me vale para compartirlas entre amigos y pasar un buen rato charlando. En casa siempre tenemos un surtido para esos momentos del domingo antes de la comida o para cuando tenemos visita o vamos a ver un partido de fútbol y aunque normalmente las tomamos sin más en muchas ocasiones también las utilizo para algunas recetas o para preparar tapas más elaboradas.

“Las aceitunas son súper versátiles además de saludable, por eso integrarlas en recetas como esta coliflor o el emparedado de queso y cecina son un acierto seguro”.

Emparedado de mousse de queso, cecina y aceitunas

Emparedado de mousse de queso, cecina y aceitunas

Las aceitunas son sin duda las reinas de las tapas y es por ello por lo que hoy os traigo dos recetas diferentes para disfrutarlas en platillos un poco más elaborados. La primera opción de la que os voy a hablar es un sencillo emparedado de mousse de queso, cecina y aceituna que elaboro con pan de semillas y centeno cortado muy finito y luego tostado y que procedo a rellenar con una suave mousse de queso, miel, lonchas de cecina, rodajas de aceitunas negras y que termino por encima con un poco de salsa brava, alioli, otras rodajas de aceituna y un poco de cilantro. Como veréis es una idea a partir de cosas que se tienen en la nevera o en la despensa y que en un periquete resuelven una tapa la mar de original y rica.

Pero yendo un paso más allá, me gusta disfrutar de cazuelitas como tapas para comer con cuchara o con un tenedor pequeñito y para eso un plato tradicional de las casas de toda la vida lo he reconvertido utilizando #AceitunasdeEspaña y he descubierto que le da un toque especial. Es la coliflor con bechamel de aceitunas gratinada con queso y que en la boca resulta cremosísima y con ese toque de la aceituna negra tan rico que lo hace totalmente diferente a como lo recordaba de pequeña, y casi adictivo. Además, es una receta perfecta para meterla en un tupper, coger el mantel a cuadros e irse de picnic a disfrutar los días de primavera con el sol en el cielo que ya estamos empezando a tener, ¿verdad?

Coliflor con bechamel de aceitunas

Coliflor con bechamel de aceitunas

¿Quieres aprender a preparar esta receta? PINCHA AQUÍ y te cuento absolutamente todo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *