Huevo Carbonara - Una receta que cedí a Rosi La Loca, foto del restaurante

Huevo Carbonara… ¡aprende a cocinar!

Con la llegada del otoño volvemos a nuestras rutinas de siempre y se quedan atrás los días de jolgorio, playa, piscina, campo y verbenas nocturas de farolillos colgados y música de los ’90. Es momento de empezar las clases y de ponerse manos a la obra (como con una receta como este Huevo Carbonara que os presento hoy) para ver qué haremos en los meses siguientes o el resto de nuestra vida puesto que hay decisiones que, queramos o no, definirán a qué nos dedicaremos o incluso quiénes seremos. Muchos son los que me contactan para preguntarme cómo he llegado yo a hacer lo que hago ahora, dónde he estudiado o qué exactamente es lo que he hecho y lo cierto es que yo nunca he estudiado nada relacionado con la gastronomía sino que soy Economista, específicamente hablando: Analista Económico. ¿Y qué hace una economista trabajando en cocinas, para restaurantes o marcas gastronómicas? Pues la vida, que ha sido muy generosa conmigo porque cuando yo salí del colegio ni me planteé estudiar nada relacionado con la cocina. En ese momento mis compañeros dudaban entre Medicina, ADE, Arquitectura, alguna Ingeniería… y eran las posibilidades que había para mi también, porque ni siquiera sabía que la cocina era una opción.

“Estudiar gastronomía en centros completos para tener una buena formación tanto práctica como teórica y después unas buenas prácticas concertadas con los mejores restaurantes y hoteles es una parte importante para un buen manejo de las técnicas como el sifón. Allí podrás aprender recetas como este huevo carbonara”

¡Y vaya que si lo era! Me perdí mucha teoría y mucha base por haber aprendido directamente en las cocinas y no haber pasado por una escuela (algo que aún hoy en día sigo estudiando para no tener lagunas de nada) pero al final con la práctica y viéndolo y sobre la marcha he logrado hacerme con ellas. El sifón me parece una herramienta muy útil para muchas cosas, desde hacer espumas hasta osmotizar alimentos por lo que creo que no es una inversión tan costosa y en cambio sí que puede darle un toque especial a vuestros platos.

Huevo Carbonara

 

La base de esta receta es un puré de patata al estilo Robuchon, con su mantequilla y al que añado un poco de leche donde encima coloco un huevo poché que elaboro mediante la técnica del envoltorio de papel film y por encima termino con la espuma de carbonara y un poco de cebolla crujiente. Como veréis, un plato para comer con un trozo de pan en cada mano y no parar de gozarlo.

 AQUÍ os dejo la receta para aprender un huevo… ¡carbonara!

Y, por supuesto, si no quieres perderte ninguna receta o pista de algún restaurante INSCRÍBETE y te llegarán al mail todas mis actualizaciones. ¿A qué estás esperando? ¡Arriba a la derecha puedes hacerlo!

comida de Navidad

Mamá, ¿cómo organizo la comida de Navidad?

¿Te has hecho el/la valiente y has anunciado que este año te encargas tú del banquete? ¿Te empiezan a temblar las piernas y no sabes con qué empezar a llenar tu nevera? ¿Sientes que vas a perder todos los ahorros del año en el intento? ¡Tranquilidad! En una nueva entrega de nuestras preguntas más socorridas a una madre (ya tuvimos los trucos para conseguir unas croquetas perfectas, una tortilla de patatas que no fuera un mazacote o una paella que hiciese que nos aplaudieran) vamos a tratar uno de los temas más espinosos del mes de diciembre, la dichosa cena o comida de Navidad. Con estos pasos vamos a intentar que no tengas que acudir al tranquimazín o termines en la López Ibor una vez finalizadas las fiestas, que tu cuenta del banco se resienta lo menos posible y que seas el anfitrión perfecto, dejando que todos los que acudan a tu mesa quieran que vuelvas a ser tú el que se encargue el año que viene aunque ya sepas que no volverás a pasar por el aro. Así que vamos al lío…

Mamá, ¿cómo organizo la comida de Navidad?

1. No dejes la elección del menú para el último momento.

Saber lo que vas a servir es esencial para poder organizarte con tiempo. Planifica un menú con sentido intentando equilibrar los costes y la dificultad de elaboración de las preparaciones. Elige cosas que se puedan quedar hechas para darles un calentón final justo antes del momento de la comida y cuenta siempre con unos cuantos aperitivos fríos por si tus invitados tienen que esperar un poco más de lo normal y no quieres que se lancen a por tus huesos. Unos cuantos entrantes, alguna ensalada, algún caldito/crema/sopa y un principal serán la base de tu éxito y, si alguien quiere colaborar, cédele la parte del postre; de él siempre podréis prescindir contando con algún turrón y mazapán si vuestro invitado la lía.

2. No te compliques la vida

Parece que cuando queremos hacer una comida a lo grande empezamos a pensar en platos chulos que hemos visto en los blogs de moda o en alguna revista. No te líes. Lo que importa es que esté rico y no de mucha lata porque estar encerrado en la cocina mientras los demás comen puede convertir tu Navidad en una pesadilla. Apuesta por platos…

No te pierdas el resto de los trucos, puedes verlos PINCHANDO AQUÍ. 

ExpoTarta 2014 y Cupcake de Primavera Japonesa

ExpoTarta 2014 y Cupcake de Primavera Japonesa

Los posts hay que tematizarlos según lo que pase en tu vida, básicamente porque hablar de algo que no te llega se hace jodidamente difícil. Las últimas semanas han sido más frenéticas que nunca pero mayo augura una época de calma, elegida y necesitada, para centrarme en los últimos exámenes de la facultad. Mientras tanto, me brindan oportunidades para conocer cosas nuevas y, qué carajo, a por todo y sin miedo.  Y porque dormir, es de cobardes.

ExpoTarta 2014 y Cupcake de Primavera Japonesa

Así que el sábado por la tarde, después de una maratón panarra en la escuela del que, por cierto, estoy tremendamente triste porque de 9kg de masas de distintos panes que hicimos para 7 personas no dejaron absolutamente nada, ¡a dos carrillos engullían los tíos! (vale, lo admito, no hay mayor alegría), me fui directamente a la Casa de Campo a conocer Expo Tarta, un evento del que había oído hablar y que este año sus organizadoras me habían invitado muy cariñosamente. Y fue pasar la puerta y todo se convirtió en color pastel: tartas, cupcakes, cake pops, galletas, delantales, todo tipo de accesorios y, al fondo, un amplio escenario por el que desfilaban artistas de este mundo tan meticuloso. El espacio estaba abarrotado, en el piso de arriba había perfectamente colocadas todas las tartas que habían participado en los distintos concursos que el comité había organizado y en el ambiente se respiraba un interés en la materia fascinante.

Yo, si os soy sincera, de este mundo no tengo ni idea, y así lo dije cuando mientras me hacían una entrevista en el escenario me preguntaron qué opinaba yo sobre la decoración de tartas y pasteles. Aún así, me parece necesario separar dos cosas que creo que no tienen nada que ver, la cocina y la decoración. Si bien en la cocina hay que saber emplatar y trabajar un plato para que quede visualmente bonito, lo que debería primar siempre es el sabor de nuestro producto. En cambio, en la decoración, buscamos la estética pura y dura y eso es un trabajo de artista, dibujante y escultor, se haga con arcilla, plastilina o materiales comestibles que tienen la misma textura. Dicho esto, declaro mi profunda admiración hacia toda esa gente que es capaz de hacer verdaderas obras de arte, de la misma manera que admiro a otros pintores o artistas, porque lo son.

ExpoTarta 2014 y Cupcake de Primavera Japonesa

Ya sabéis todos que una de las cosas que he metido en mi mochila hace poco es la de publicar un libro, de cupcakes como mi editorial me pidió. Una novela con una receta en cada capítulo, fórmulas en las que busqué reconvertir postres a este formato primando siempre el sabor por encima de todo lo demás. Una de estas magdalenas con estudios, como las llamo yo, que hice en El Club del Cupcake, la he compartido hoy en ExpoTarta, en una demostración que he hecho, y me gustaría daros aquí la receta, para que podáis practicar en casa. ¿El secreto?  Un buen equilibrio entre el bizcocho de té verde matcha, la mermelada de frambuesa, el frosting de mascarpone y las frambuesas rellenas de petazetas. ¡qué hambre me está entrando sólo con escribirlo!

Para conocer la receta de este cupcake de Primavera Japonesa…. sólo tienes que PINCHAR AQUÍ.