Post-Masterchef: ¿Y qué pasa ahora?

Post-Masterchef: ¿Y qué pasa ahora?

¡Buenos días de Lunes a todos! ¿Le ponemos una sonrisa y muchas ganas a la semana? La pasada, desde luego, ha sido súper intensa, he estado haciendo milloooooones de cosas.
Lo primerísimo: vuestras preguntas. Chicos, me habéis mandado tantíiiiisimas que tengo que dividirlas en dos post porque sino esto va a ser eterno. Ya tengo la primera tanda preparada así que la lanzaré en breve, pasito a pasito.

Y ahora lo demás. Antes que nada, quiero agradecer a todos el apoyo en la Feria del Libro que tuvimos ayer, la gente esperó mucho tiempo una cola muuuuy larga y nos dieron todo su cariño, todavía estoy abrumada. ¡Muchísimas gracias! Noé, Samy y yo lo pasamos muy bien con vosotros, y también Efrén, Paloma y María que se apuntaron más tarde. Ver la repercusión que está teniendo el programa da hasta un poquito de miedo pero todo el mundo está siendo súper amable y cariñoso, ¡qué alegría ver que podemos llegar con la cocina hasta las casas de la gente!
Cada día estoy más convencida de que Masterchef está sirviendo para reconciliar el mundo de la cocina con el de la televisión y no puede ponerme más contenta, con la riqueza gastronómica que tenemos en este país es una pena que no se fomente mucho más.

Masterchef: un antes y un después

Masterchef: un antes y un después

l¡Qué bueno volver a saludaros camaradas! Y a los que sois nuevos por aquí, ¡Bienvenidos!

Ya tenía ganas de volver a las andadas blogueriles y a esta pequeña familia que he sentido tan cerquita durante todo este tiempo que he estado lejos. Sí, no puedo empezar de otra forma que dandoos las gracias por todo el apoyo y las buenas palabras que habéis tenido. Sois grandes y significa mucho para mi.

Masterchef: un antes y un después

Vengo cargada de una experiencia bestial, de la que escribiría páginas y páginas porque, de verdad, ha sido fascinante y revolucionaria. Ha sido todo tan rápido y tan brutal que me cuesta poner las cosas en su sitio de nuevo.

Paco Roncero y Técnicas innovadoras de la cocina de vanguardia

De Masterclass (Parte II): Paco Roncero y Técnicas innovadoras de la cocina de vanguardia

Después de hablaros de Ricardo Sanz  (Kabuki), hoy toca la segunda parte, la de Técnicas innovadoras  de la cocina de vanguardia de la mano de Paco Roncero (La terraza del Casino – Estado Puro). La verdad es que este último es mucho más show-man de lo que lo fue Ricardo Sanz, se notaba una soltura especial de cara al público, algo que hizo la sesión, además de lo interesante que era, de lo más amena.

Los primeros en llegar fueron sus dos ayudantes y su amigo el nitrógeno líquido. Seamos realistas, en casa no podemos trabajar con él, más que nada porque está a -197ºC y porque no es muy fácil que nos lo vendan, pero con él se hacen unos platos de lo más originales. Lo utilizan mucho para hacer una nueva versión de los cócteles clásicos pero en sólido ya que congela lo que toca en cuestión de segundos pero lo que nos presentó en esta ocasión fueron unas frutas liofilizadas pasadas por nitrógeno, para comerlas había que masticar muy rápido para no quemarse y de todo el vapor que salía parecías buffalo bill, y unas fresas rellenas de helado de parmesano.

Para las fresas rellenas de helado de parmesano él hace unos moldes de gelatina de fresa para la que utiliza agar agar y luego los rellena con el helado, hecho con suero de leche, dextrosa y grasa de parmesano a lo que añade nitrógeno líquido sin parar de remover hasta que adquiera la consistencia deseada.

Ricardo Sanz (Kabuki) y las Técnicas de Cocina Japonesa de Fusión

De Masterclass (Parte I): Ricardo Sanz (Kabuki) y las Técnicas de Cocina Japonesa de Fusión

Cuando la semana pasada Ana, de FoodMorning, se puso en contacto conmigo para ofrecerme asistir a una Masterclass impartida por Ricardo Sanz (Kabuki) y a otra por Paco Roncero (La terraza del casino – Estado Puro) no lo dudé ni un minuto. Este ha sido mi primer evento como “gastro-blogger” y eso que yo no me considero para nada identificada con esa palabra, too much for me; así que estaba un poco nerviosa, sabía que iba a encontrar a mucha gente “conocida” y eso me imponía un poquito. Al final, nada de miedos, he salido feliz de la vida.
Nunca es tarde si la Baguette es buena: Babette!

Nunca es tarde si la Baguette es buena: Babette!

¿A caso no es la meta de todos, aprendices de panaderos, conseguir unas preciosas y perfectas baguettes, de corteza crujiente y miga suave y alveolada?