Bizcocho de chocolate y plátano

Bizcocho de chocolate y plátano

Feliz día de los enamorados del el chocolate, ay sí, ese amor incondicional y para toda la vida, ese que se mantiene llueva o nieve, en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza, en la onza de con leche o negro total, o en el último trozo de un bizcocho de chocolate y plátano como este.  Dicen que es afrodisíaco – pero también lo dicen de las ostras y son feas de narices – pero sea como fuere lo que tengo claro es que esa necesidad de cacao después de las comidas que te lleva a abrir el armario de la cocina en busca de una tableta sólo puede ser algo bonito y con mucho amor intrínseco en la relación.

Bizcocho de chocolate y plátano

En cambio, cuando quiero hacer en casa algún dulce elaborado pero muy sencillo siempre opto por el bizcocho clásico de toda la vida – ¿por qué demonios no se me ocurrirá fabricar bombones? – y lo voy versionando según los ingredientes que haya por casa. En esta ocasión, para este bizcocho de chocolate y plátano, os lo voy a soplar yo: mi despensa temblaba más que una modelo de la Cibeles en Groenlandia así que recurrí el bote de cacao puro en polvo de Valor (para mí es el mejor) y a un plátano que estaba a punto de pasar a mejor vida, solo y abandonado en el frutero. Decidí incorporar el cacao sólo en una parte de la masa par que se hiciesen formas bonitas – era la idea, ¿vale? – mezclarlas directamente en el molde del cake y después poner por encima unas láminas de plátano que, como cada vez que pongo cualquier cosa sobre un bizcocho, acabaron casi en el fondo . ¿Resultado? Que los desayunos así molan mucho, pero mucho más así que ya no hay excusas para no celebrar San Chocolatín en cualquier momento, un amor que nunca te dejará colgada.

PARA VER LA RECETA, PULSA AQUÍ.

IMG_4485

Fougasse, el pan plano francés

¡Feliz Viernes panarras! Ya sabéis que no suelo publicar los últimos días de la semana pero esta es un poco especial ya que hoy se lanza el Reto Bake The World del mes de marzo. Como el mes anterior no pudimos celebrarlo porque lo organizaba yo y últimamente voy muy pero que muy justita de tiempo, hemos tenido más días para elaborar el pan elegido y no podía perderme la chulada propuesta para esta ocasión.

La fougasse, tradicional en Francia y cuyo origen probablemente se encuentre en la foccacia italiana es un pan plano famoso sobretodo en la región de la Provenza y con unos cortes en el centro que son, sin duda alguna, su característica más especial. Se pueden hacer dulces y salados, poniendo ingredientes encima de la masa justo antes de hornear pero en mi casa hemos decidido ser súper puristas para ceñirnos lo máximo posible al pan en sí así que lo único que hemos agregado al hornear es unas pinceladas de aceite de oliva virgen extra y un poquito de sal.

La Tasquería de Javi Estévez

 

La receta la ha llevado a cabo mi costilla, que le fascina vagar entre harinas y con el que el tándem es perfecto: pensamos la formulación del pan juntos, le damos un par de vueltas, él lo lleva a cabo en su día libre, valoramos, yo hago las fotos y edito el post en mis huecos libres y, para zampar, lo disfrutamos los dos. ¿Qué más se puede pedir?

Nos hemos guiado por la receta de El Foro de Pan, que tiene bastante información así que fuimos seleccionando lo que más nos gustaba y cogimos un poquito de allí y otro de allá hasta llegar a nuestro equilibrio personal. Aquí os dejamos nuestra aportación y nos vamos corriendo a ver todas las Fougasses que se han hecho este mes en Bake The World, ¿te las vas a perder?

Para ver la receta, PINCHA AQUÍ. 

IMG_3680

Pan de hamburguesa

No hay mejor pan de hamburguesa que el que uno puede hacerse a sí mismo. No es por echarme flores pero tengo que confesarles que esta receta es absolutamente infalible si buscáis la clásica textura de la burger americana, muy lejos de los molletes y panes un poco más crujientes que últimamente se han puesto de moda en los garitos más abarrotados – y que no digo que no estén bien.

Pero como sé que muchos de vosotros sois de los de toda la vida, os brindo esta receta para que, en un par de horitas, tengáis listos vuestros panes para rellenarlos de la más jugosa carne picada de ternera – siempre comprada en la carnicería y pasada por la picadora una vez solamente – simplemente condimentada con un poco de pimienta negra y sal, algunos vegetales como la lechuga y el tomate, un poquito de queso del que más os guste y alguna salsa que ande rondando vuestra nevera. ¿Se puede pedir más?

IMG_3679

Lo único que sí que os digo es que os arméis de paciencia, estos panes son sencillos de hacer y para ellos no necesitaréis emplear mucha atención pero sí que deberéis respetar sus dos levados de rigor que llevan cada uno de ellos una horita. Pero, creedme, merece totalmente la pena. Y, si no me creéis, probadlos y luego me contáis.

Be burger, my friend. 

Para VER LA RECETA PINCHA AQUÍ. 

Pan Deli Neoyorkino. Miss Migas

Pan Deli Neoyorkino

Hay muchas maneras de comer pan de centeno. La mayoría de las personas piensan inconscientemente en esos panes negros, de gran sabor y un poco ásperos, cuando se habla de este cereal pero lo que no saben es que su harina, una vez refinada, puede darnos panes mucho más claritos de los que nos imaginamos, sobretodo si lo mezclamos con trigo. Este es el caso de uno de los panes que más proliferan en la ciudad de los rascacielos, una pieza introducida por la comunidad judía y que allí ya venden en prácticamente todos los establecimientos y que utilizan muchísimo en forma de rebanadas para hacer sándwiches.

Además de su esponjosidad y ligero aroma, una de sus ventajas es que es un pan relativamente fácil de hacer y que luego congela a las mil maravillas, ideal para lonchear, guardarse en el congelador y luego introducir cada tostada en el tostador por la mañana directamente y así tener pan del bueno para empezar el día.

Pan Deli Neoyorkino. Miss Migas

Lo que sí que os recomiendo es que para darle mayor profundidad de sabor utilicéis cuanta menos levadura mejor, algo que hará que los tiempos de fermentación sean más largos, pero valdrá la pena. También podréis hacerlo con masa madre, pero ese es un capítulo para los iniciados en el mundo del pan, si queréis leer algo más al respecto os recomiendo que visitéis Bake The World, la página sobre panes del mundo en la que todos los meses tratamos un tema y en la que este mes este pan neoyorkino es el protagonista.

¿Te vas a quedar sin probar tu Pan Deli Neoyorkino? 

Si quieres ver la receta, PULSA AQUÍ. 

Bizcocho de mango. Miss Migas

Bizcocho de mango

Hoy vamos a recuperar algo que no deberíamos perder nunca, el momento del desayuno y el de la merienda.  Yo soy de esas que se levanta una hora antes si hace falta para tranquilamente comer mi fruta, una infusión, algo de pan y un poco de proteínas, y acompañarlo leyendo el periódico, escuchando la radio o cotilleando por alguna de mis redes sociales. Es verdad que últimamente no hay mucho tiempo para eso, y las horas de sueño necesitan priorizarse, pero cuando uno de mis compañeros en Casa Marcial ha recuperado un resto de puré de mango que había por la cocina y nos ha hecho este bizcocho de mango, me he visto obligada a compartirlo con vosotros, porque está buenísimo.

Bizcocho de mango. Miss Migas

 

Todos conocéis la famosa fórmula del bizcocho de vasitos de yogur y este no puede ser más complicado. El único truco está en utilizar un puré de mango maduro, con bien de sabor, y para hacerlo solamente tendréis que triturar la carne del mango con la ayuda de una túrmix, nada complicado. Luego sí que os recomiendo que mezcléis bien la masa, para que no se hagan agujeritos sospechosos y que tengáis un lugar tan fantástico como el nuestro para hacer las fotos, porque estoy segura de que ahora mismo envidiáis nuestra merendola como locos. ¡Animaos a hacerlo porque está tremendo!

Para ver la receta, PINCHA AQUÍ.

 

El porcentaje del panadero. Miss Migas

El porcentaje del panadero

En nuestra última sesión de teoría panarra terminábamos con el asunto de la masa madre pero abríamos uno de los aspectos más escabrosos del mundo de la panadería: el porcentaje del panadero. Cuando empezamos a hacer pan en casa, la mayoría de nosotros desconocemos que se haya “cientificado” tanto el mezclar agua con harina y, muchas veces, esto es algo que nos intimida.

Pero, al final, todo se reduce a dar un porcentaje a cada cantidad de ingrediente que tengamos en nuestra receta, en función de la harina, que ponderará como el 100%. Esto significa que, en vez de mirar a la masa completa como el 100% del peso total, lo haremos con la harina y calcularemos la fracción de ésta que queremos que se convierta en agua. Por ejemplo, si queremos hacer un pan con 500gr de harina…:
  • …. y un 70% de hidratación: 500gr x 0,7= 350gr de agua
  • …. y un 2% de sal: 500gr x 0,02= 10gr de sal
  • … y un 1% de levadura: 500gr x 0,01= 5gr de levadura
Esta fórmula lo que nos permite es convertir nuestros panes en medidas reales para llevarlos a cabo.
Pero… si quiero un pan de 815gr, ¿cuánta harina utilizo?

Leer más

Pain Brié

Pain Brié – Bake The World

No hay mejor antidepresivo, desestresante y relajante que amasar pan. Además es que no lo digo por decir, ni porque sea la única a la que le pasa sino que la fiebre panarra se expande allá por donde se introduce. Es algo como adictivo, pero una adicción sana de no ser por los kilos que podemos coger, culpa siempre de la mantequilla con la que untemos el pan y no de él mismo, obviamente. En esta ocasión, aprovechamos para viajar a Francia de la mano de la propuesta mensual de Bake The World, iniciativa de la que ya sabéis que soy organizadora junto con Virgina de Sweet&Sour que es la encargada de llevar a cabo el reto de este mes, y así prepararemos un Pain Brié.

Este pan, que viene directo desde Normandía, es un pan de baja hidratación muy similar a nuestro pan candeal y, cuya mayor característica es que, tiene un un proceso de amasado especial que se llama refinado y que consiste en utilizar el rodillo para ello. De miga apretada, corteza dorada y un suave olor a mantequilla, esta barra es sencillísima de preparar además de que no se necesita mucho tiempo para ello.

Pain Brié

En la web hay muchas recetas para este pan pero, sin duda alguna, la más famosa puede ser la del contrastado panadero Richard Bertinet, que la ofrece en su fantástico libro Crujientes. En mi ocasión, he hecho un batiburrillo de recetas, cogiendo ideas de aquí y de allá y he terminado siguiendo mi propia fórmula que ha dado lugar a una corteza fina y crujiente y una miga jugosa y apetecible.

Os animo a que visitéis el resto de las propuestas y a que os lancéis de lleno al mundo del pan porque… ¡os enganchará!

Si quieres ver la receta, PINCHA AQUÍ

Dough balls

Dough balls with garlic butter

Cuando vivía en Inglaterra tenía una debilidad alimentaria además de los “hot chocolates” de Cadbury’s que en el colegio en el que estaba interna nos daban a las 10 de la noche. Los fines de semana podíamos salir del área escolar y coger incluso el tren a zonas cercanas y, como el núcleo más grande cercano era Oxted, era allí donde nos solíamos dirigir (excepto en una ocasión en la que, nos sentimos súper mayores y, nos escapamos a Londres) pero después de dar una vuelta por las cuatro tiendas del pueblo no había gran cosa que hacer. Así que, en la mayoría de nuestras excursiones, terminábamos sentadas en el Pizza Express del pueblo, esa cadena de restaurantes italianos bastante decentes y a bastante buen precio, con un par de raciones de dough balls delante y su mantequilla de ajo al lado para untarlos en ella. ¿En qué consiste la gracia? Pues son simplemente bolitas de masa de pizza horneadas que llegan a la mesa calentitas y dispuestas a que las partamos por la mitad y las untemos en esa deliciosa mantequilla. ¿A quién no le gusta el pan con mantequilla? Pues eso…

Ya os presenté hace un par de semanas una receta de pizza bastante original, con salsa hoisin, pollo y hierbas y en esta ocasión utilizaremos la misma masa, súper fácil, para hacer las bolitas. Es sencilla porque no tendréis ni que mancharos las manos; está ideada por Ibán Yarza, no sé si admirarle por llegar hasta ella o alucinarme por lo vaguete que es el tío, ¡con lo que calma un buen amasado! A mi me ha librado de unas cuantas peleas conyugales…

Dough balls

En esta ocasión aliñé la mantequilla con ajo machacado y cilantro cortadito finísimo, pero podréis sustituirlo por perejil o, directamente, no añadir nada además del ajo.

Si queréis ver la receta, PINCHAD AQUÍ. 

Pizza asiática de pollo, hoisin, shiitake encurtido y hierbas

Pizza asiática de pollo, hoisin, shiitake encurtido y hierbas

El miércoles pasado publicamos en Bake The World la propuesta del mes de abril. ¿Que de qué naranjas hablo? Pues para los novatillos, Bake The World es una iniciativa que Virginia de Sweet & Sour y yo llevamos a cabo desde hace casi dos años y que consiste fundamentalmente en proponer en un tipo de pan del mundo al mes, fijar un día de publicación y que que cada uno en su casa conozca un poco más de esa masa, la realice y luego la incluyamos en una enorme lista de recetas, para que cada uno pueda ver diferencias y aprenda todavía más. Mola, ¿eh? Sí, no podéis decirme que no, y eso se nota además en la cantidad de gente que ya somos publicando al mes, ¡superamos los 60! Eso, por una parte, está muy bien porque cuantas más personas, más información, pero también significa que mi trabajo y el de Virginia se multiplica editando el post. ¿Conclusión? Noche anterior a la publicación, 4 de la madrugada, Clara en la cama escribiendo como una loca y su receta de pizza (sí, este mes ha tocado pizza)  sin editar. Pero ya sabéis, grandes sueños conllevan grandes sacrificios y, aunque no la presenté a tiempo, hoy os traigo la receta que tenía preparada.

Bake The World

En mi blog podéis encontrar otras versiones de masa de pizza que he hecho en otras ocasiones, como la de Masa Madre que sale ¡Perfecta! (palabrita del Rey León), pero para la ocasión decidí preparar la receta de Ibán Yarza, la Pizza para los que nunca harían pizza y, todo hay que decirlo, funciona a las mil maravillas. Fácil, nada guarreta porque no hay que amasar prácticamente nada, y lenta, porque hay que esperar 12 horas por lo menos con ella en la nevera, pero queridos, no se puede tener todo en esta vida a no ser que seas Bill Gates o alguien con muchos ceros en la cuenta del banco.

Ya sabemos todos que el secreto de la pizza está en la masa, pero agraciarla debidamente nunca está de más. En mi ocasión, los ornamentos fueron: pechuga de pollo, salsa de tomate, salsa hoisin, crema, shiitakes encurtidos, albahaca, cilantro, hierbabuena y cebolletas chinas. ¿quién da más?

Si queréis leer la receta, PINCHAD AQUÍ.

Pretzels. Miss Migas

Pretzels (o cómo EEUU hace suyo todo lo de los demás)

La historia de Estados Unidos es relativamente corta. Quizá por eso nos sorprende que todos sus ciudadanos se sepan a pies juntillas todos los presidentes de cada estado y de la nación pero es que hay que tener en cuenta que el vacío que deja Al-Andalus en el programa lectivo tienen que llenarlo de alguna manera. Pero el caso es que toda esta falta de bagaje lo han sabido suplir perfectamente adoptando lo que les ha ido gustando de un país y otro. Así, han incorporado a sus tradiciones recetas tan típicas como la pizza (ahora existe la variedad “americana”), los bagels (bollos típicos de cuaresma en Polonia en su origen) o los que hoy trataremos aquí, los pretzels (en alemán “bretzels”).

Pretzels. Miss Migas

 

Aunque su origen se discute bastante, se cree que estos bollitos en forma de lazo tuvieron origen en un monasterio alemán y su función era premiar a los niños cuando se aprendían sus plegarias. Sea como fuere, su forma ha sido el símbolo de las panaderías alemanas durante muchos siglos hasta que a finales del dieciocho llegaron, junto con una hornada de emigrantes germanos, a las costas americanas. Pero lo curioso es que estos panecillos, más típicos por su versión crujiente similar a una galleta salada en su Alemania natal, se hicieron famosos en la nueva tierra en su versión blandita, más abollada. Esta masa suele contener harina, agua, sal, levadura y mantequilla y su dorado característicos proviene de un baño en una disolución de agua y sosa cáustica por el que pasan antes de hornearse.

Para esta receta de pretzels, he seguido las indicaciones de El Foro del Pan y hoy os la traigo aquí porque es la propuesta mensual de Bake The World, un blog exclusivamente dedicado al pan del que formo parte y que recomiendo visitar a todos aquellos a los que os gusta meter las manos en la masa.

Y si quieres ver cómo lo he hecho… Sólo tienes que PINCHAR AQUÍ.