Petit Choux Miss Chou

Petit Choux de Frutos del Bosque

¡Oh, La, La….La France! Bueno, La France y su Pastelería magnífica y maravillosa de la que hemos ido aprendiendo y absorbiendo recetas tan absolutamente fantásticas como sus petit choux. ¿Petit…qué? Sí, petit choux, o lo que en jerga castellana detectamos cuando nos comemos un buñuelo o un profiterol, justo esa misma masa aireada, etérea, con un punto dulce, adictiva para no parar de comer incluso sin rellenar justo después de sacarla del horno. Pero la gracia es que normalmente estas bolitas doradas vienen rellenas de diferentes cremas que es lo que le da carácter al petit chou, habiéndolos tradicionalmente de crema, nata o chocolate; aunque lo que vamos a descubrir hoy es una puerta fantástica  que nos descubre un mundo imaginario lleno de un montón de sabores para conquistar a todo tipo de paladares.

Petit Choux Miss Chou

Todo esto os lo cuento porque hace unos días tuve el privilegio de visitar el obrador de Miss Chou (Calle Villalar 6, Madrid), una diminuta pastelería dedicada en cuerpo y alma a estos pastelitos, donde me enseñaron todo el proceso artesanal desde la elaboración de la masa – sí, fui pecadora y recién salidos del horno no pude contenerme y me comí unos cuantos vacíos y todo – hasta el relleno, el crujiente que los cubre y las decoraciones. ¡Fue toda una experiencia!

En Miss Chou preparan Petit Choux de una infinidad de sabores, ahora también unos de Frutos del Bosque y Madroño ideales para San Isidro

Probé in situ el de Caramel Saleè, el de pistacho, el de chocolate y el recién llegado para la temporada de fiestas en Madrid, el de Frutos Rojos con Licor de Madroño, pensado especialmente para San Isidro porque claro, lo bueno de estos bollitos es la versatilidad que tienen, se pueden hacer de todo. De hecho me soplaron que quieren empezar a hacerlos salados, ¿no serían ideales como aperitivo para cualquiera de vuestras fiestas o celebraciones? Y como postre también, claro, porque además los personalizan al gusto del cliente.

Petit Choux Deliveroo

Vamos, que salí encantada, fue toda una sorpresa de lo más agradable porque todos estaban bue-ní-si-mos así que nada más llegar a casa se lo dije a mi madre y se puso muy pero que muy envidiosa. Lo primero que exclamó fue: “¡¡¿Y no me has traído ninguno??!!”, así que me quedé en blanco, me empezaron a entrar sudores fríos, fuera jarreaba que daba gusto y no iba a volver a coger la moto a por una cajita así que tuve que improvisar. ¿Y cómo salí del paso? Pues la primera opción fue pedir la receta para hacerlos yo misma pero acto seguido caí, ¡que me los traigan a casa! ¿Cómo no se me había ocurrido? Ordenador encendido, la página de Deliveroo bien abierta y problema solucionado como una princesa; en 30 minutos tenía una cajita preciosa para que a mi madre se le quitase el antojo y sin moverme del sillón.

Miss choux

Mientras venían me puse manos a la obra con la receta, para probar yo misma, y no he podido estar más feliz, por eso la comparto con vosotros para que podáis hacerlos en casa sin problema. Aunque os voy a ser sincera, nada más cómodo que me lo traigan cuando a mí me apetece sin tener que mover un dedo así que os animo a probar estos pastelitos y si os animáis a pedirlos a casa en Deliveroo os ahorraréis 8 euretes en vuestro primer pedido sólo pronunciando las palabras mágicas INVITACLARAMás mimos no puedo haceros, ¿eh?

Sed felices  y dejad que os cuiden, bonitos, que la vida es corta.

PARA VER LA RECETA DE LOS PETIT CHOUX, PINCHA AQUÍ.

Bizcocho de chocolate y plátano

Bizcocho de chocolate y plátano

Feliz día de los enamorados del el chocolate, ay sí, ese amor incondicional y para toda la vida, ese que se mantiene llueva o nieve, en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza, en la onza de con leche o negro total, o en el último trozo de un bizcocho de chocolate y plátano como este.  Dicen que es afrodisíaco – pero también lo dicen de las ostras y son feas de narices – pero sea como fuere lo que tengo claro es que esa necesidad de cacao después de las comidas que te lleva a abrir el armario de la cocina en busca de una tableta sólo puede ser algo bonito y con mucho amor intrínseco en la relación.

Bizcocho de chocolate y plátano

En cambio, cuando quiero hacer en casa algún dulce elaborado pero muy sencillo siempre opto por el bizcocho clásico de toda la vida – ¿por qué demonios no se me ocurrirá fabricar bombones? – y lo voy versionando según los ingredientes que haya por casa. En esta ocasión, para este bizcocho de chocolate y plátano, os lo voy a soplar yo: mi despensa temblaba más que una modelo de la Cibeles en Groenlandia así que recurrí el bote de cacao puro en polvo de Valor (para mí es el mejor) y a un plátano que estaba a punto de pasar a mejor vida, solo y abandonado en el frutero. Decidí incorporar el cacao sólo en una parte de la masa par que se hiciesen formas bonitas – era la idea, ¿vale? – mezclarlas directamente en el molde del cake y después poner por encima unas láminas de plátano que, como cada vez que pongo cualquier cosa sobre un bizcocho, acabaron casi en el fondo . ¿Resultado? Que los desayunos así molan mucho, pero mucho más así que ya no hay excusas para no celebrar San Chocolatín en cualquier momento, un amor que nunca te dejará colgada.

PARA VER LA RECETA, PULSA AQUÍ.

Brownie de pistachos

Vídeo-receta: brownie de pistachos

Siempre me ha vuelto loca el chocolate, ha sido como mi punto débil tras cualquier comida y es que tengo fotos desde bien pequeña con los morros llenos de churretones de chocolate por todas partes, muchas veces por culpa de algún brownie. Pero ojo, que cuando hablo de chocolate estoy en versión negra, el de con leche y el blanco nunca han sido muy de mi agrado, shit happens. Así que en mis postres siempre han abundado los coulants, las tartas de chocolate bien densas y, como no, el brownie, ese bizcocho traído de América que se ha popularizado tantísimo por lo fácil que es de hacer y lo rico que está. Además, para hacerlo todavía más sencillo, hoy os dejo la video-receta para que no os saltéis ni un sólo paso y consigáis esa textura cremosa tan adictiva.

Este dulce tiene muy poca cantidad de harina y su horneado es breve para que el centro quede bien jugoso y potente – no, no es apto para la operación bikini pero sí para la operación felicidad – y siempre se suele rellenar de nueces así que la variación es, en esta ocasión, cambiar éstas por unos verdes pistachos, deliciosos y que combinan a las mil maravillas con el chocolate dentro del brownie.

No tenéis excusa, la receta es fácil y el vídeo os guiará en el paso a paso. PINCHA AQUÍ PARA LEER LA RECETA. 

Chocolate chip muffins 2

Chocolate Chip Muffins

Creo que a todo el mundo le gustan las magdalenas, ¿quién no ha desayunado o merendado alguna en ciertas ocasiones? Del recetario clásico del abuelismo más puro es una de las nociones que primero se recupera cuando un niño quiere aprender a cocinar. ¿Sí, hijico, quieres cocinar? Pues vamos a hacer magdalenas, o bizcochos o pastas de té; pero de ahí no salgas que hay que empezar la casa por….¿dónde están las “malenis” dentro de la pirámide de la gastronomía?

Muchas preguntas se abren, como podéis ver, ante el abismo “magdaleneril” pero no os equivoquéis: una magdalena no es un muffin. ¡Ay! Que estoy complicándome la vida yo sola pero resulta que los muffins son la interpretación anglosajona de nuestras queridas magdalenas: de masa más compacta, más grasas y con bien de mantequilla en su interior no encontraras ni un muffin solo, siempre tendrá que ir acompañado por algún toppin como, en nuestro caso, las pepitas de chocolate.

Chocolate Chip Muffin

Pero como yo soy muy anárquica, mis Chocolate Chip Muffins son el fiel reflejo de mi filosofía así que lo que hago es fusionar mis magdalenas, las que me requetechiflan, con el concepto de meterle un topping y así las americanizo en un santiamén y, para mí y los míos, el resultado es mucho – pero que mucho – más rico. Ya sabéis: harina, azúcar, huevos, leche, mantequilla, aceite, impulsor químico y…. ¿ya? Veinte minutos en el horno y lo tendréis listo. Os voy a dar una idea gratis: son un regalo estupendo y súper barato. Ahí lo dejo, y ahora la receta, ¡apuntad bien que se convertirá en vuestro padrenuestro!

 

PARA VER LA RECETA PULSA AQUÍ. 

IMG_4704

Peras al vino blanco

No son muy abundantes los postres en los que la fruta, en sí, es la protagonista. Vamos, que no nos encontramos un pedazo de fruta tratado de alguna manera y nos flipa. Creo que de los que se salvan, por votación popular, son las manzanas asadas y las peras al vino, dos clasicazos de nuestra gastronomía aunque no todo el mundo sea muy fan de ellos. Con las peras al vino siempre me he encontrado amadores y detractores aunque la cosa ha cambiado cuando el otro día le di una vuelta de tuerca, usé vino blanco en lugar de tinto, y a todo el mundo le fascinó. ¿Lo habéis intentado antes? Pues estáis tardando.

IMG_4701

El proceso es súper sencillo: una olla, peras de las que más os gusten bien peladitas y cortadas – sin corazones, of course – un porrón de vino blanco que no tiene por qué ser el más caro, ni el más barato, un poquito de canela, azúcar moreno y blanco y, para terminar, un toque de hierbabuena que le va como no os podéis creer. Nada más. Dejarlas hacerse al fuego hasta que estén tiernitas y luego enfriarlas rápido en la nevera para que sea el postre perfecto. No, no tenéis excusas. Sólo podréis disfrutar.

PARA VER LA RECETA PULSA AQUÍ

Bizcocho de manzana

Bizcocho de manzana laminada

Siempre me ha gustado entrar en la cocina a deshoras. Cuando empecé a trastear, me acuerdo que mi madre me echaba de cerca del horno hasta que no había recogido la sesión de la comida por completo. Una vez fregado y barrido el suelo, ella se iba un rato a tumbarse al sofá y yo, en mi calma y quietud, empezaba a mezclar ingredientes al tuntún hasta que daba con cosas que nos gustaban para desayunar. Sí, es que a la jefa siempre se le ha dado muy bien el salado pero es una auténtica cenutria con el mundo dulce, quizás fue eso lo que hizo que mi adiestramiento gastronómico empezara por el lado favorito para las caries.

Después de darle muchas vueltas a mi receta de bizcocho favorita, en esta ocasión la empleo para un bizcocho de manzana que tiene un extra de jugoso gracias al poder de la fruta que, una vez metida en el horno, suelta sus jugos dentro de nuestra masa además de compotarse en sí misma y hacer una textura muy pero que muy interesante. Así que no esperéis el típico bizcocho denso, no, esto queda jugoso, tierno y con el sabor de la manzana que es ideal para el desayuno o la merienda. Tenéis que andar con cuidado con el tema del horno, cada uno es un mundo, así que no os creáis a pies juntillas lo que a mí me funciona en el mío, tenéis que conocer el vuestro para que os volváis mejores amigos. Al final, dicen que la repostería es un laboratorio pero yo no lo veo así, es entender vuestros ingredientes y vuestras herramientas, a partir de ahí todo está chupado, y para chuparse los dedos.

¿A qué estáis esperando? ¡Al ataque!

Para ver la receta PINCHA AQUÍ.

IMG_4451

Double chocolate chip cookies

Esta receta podría titularse algo así: “Cómo enamorar a tu hombre ideal en un sólo bocado”. Sí, atendedme, esto es de pecado mortal, para no parar de mordisquear estas jugosas galletas de chocolate y luego pasar la lengua por la mesa rebuscando las migajas.  No podréis resistiros a la tentación ni a la gula, el chocolate recorrerá vuestras papilas llenándolas de placer y, además, su sencillez para prepararlas hará que os convirtáis en adictos a ellas.

IMG_4456

¿No os las he vendido suficientemente bien?

Lo cierto es que aunque diga que son fáciles de hacer, porque lo son, me ha costado unas cuantas intentonas conseguir mi receta perfecta para estas Double Chocolate Chip Cookies (en español, galletas de doble chocolate con pepitas, pero es que suena mil veces peor) que en mi opinión tienen que quedar ligeramente crujientes por fuera y tiernas y cremosas por dentro, con un centímetro de grosor. Al ser la masa también de chocolate tendremos que darle profundidad de sabor con el cacao, que aportará amargor que tendremos que contrarrestar con el azúcar.

Me encanta hacer regalos manuales y, llegadas las Navidades, creo que estas galletas son una idea perfecta. Triunfaréis con ellas, las prepararéis fácilmente y luego os las seguirán pidiendo el resto del año. ¿No es mucho mejor esto que comprar cualquier cosa?

Si quieres ver la receta, PULSA AQUÍ. 

Brownie de pistachos – Videoreceta

Para mí no hay nada más adictivo que el chocolate. ¿A quién no le apetece una buena oncita después de cualquier comida? En mi casa el paseo al armario del chocolate es sagrado a eso de las cuatro de la tarde y de las diez de la noche e incluso, en algunas ocasiones, hemos tenido que esconder las tabletas más preciadas para que no estuviesen al alcance de todos – poder de la hermana mayor.

Entre nuestras chocolatadas favoritas se encuentra la tarta de chocolate de la abuela de toda la vida, imprescindible en cada cumpleaños, y el fantástico, denso y cremoso brownie que os traigo hoy aquí. Creedme, no dejéis de hacer esta receta porque con ella conseguiréis que todos caigan rendidos a vuestros pies. Ya podéis conquistar a vuestro príncipe azul, sin trampa ni cartón. Sólo con chocolate.

En cuanto al pistacho, para gustos los colores amigos, yo es que soy muy fan de estos frutos secos verdes pero vosotros podéis inclinaros por la nuez de toda la vida, unas avellanas o incluso por unas fantásticas macadams. ¿Quién da más?

Y, por si fuera poco, aquí os dejo la receta en vídeo, para que no tengáis dudas y os quede más clarito. Aún así, la receta la podréis ver más abajo.

¡Espero que os guste!

 

Ingredientes (molde 18×18):

2 huevos

1 yema

150gr de azúcar

1 cucharada de cacao en polvo (opcional)

100gr de chocolate fondant 70%

100gr de chocolate con leche

110gr de mantequilla

31gr de margarina

una pizca de sal

72gr de harina.

100gr de pistachos pelados

Helado de vainilla

 

Preparación:

  1. Precalentamos horno estático calor arriba y abajo a 175ºC y forramos con papel de hornear untado en mantequilla un molde de 18x18cm para que luego podamos desmoldar sin problemas
  2. Derretimos la mantequilla y la margarina con los chocolates.
  3. Batimos ligeramente los huevos, les incorporamos el azúcar, el cacao y la sal.
  4. Añadimos la mezcla de chocolates y mantequillas hasta que esté bien mezclado y por último la harina. Terminamos incorporando los pistachos pelados.
  5. Vertemos la preparación en el molde y horneamos durante 22 minutos. Dejamos enfriar dentro del molde, tiramos del papel de hornear para desmoldar y cortamos.
  6. Acompañamos de nuestro helado
Bizcocho de mango. Miss Migas

Bizcocho de mango

Hoy vamos a recuperar algo que no deberíamos perder nunca, el momento del desayuno y el de la merienda.  Yo soy de esas que se levanta una hora antes si hace falta para tranquilamente comer mi fruta, una infusión, algo de pan y un poco de proteínas, y acompañarlo leyendo el periódico, escuchando la radio o cotilleando por alguna de mis redes sociales. Es verdad que últimamente no hay mucho tiempo para eso, y las horas de sueño necesitan priorizarse, pero cuando uno de mis compañeros en Casa Marcial ha recuperado un resto de puré de mango que había por la cocina y nos ha hecho este bizcocho de mango, me he visto obligada a compartirlo con vosotros, porque está buenísimo.

Bizcocho de mango. Miss Migas

 

Todos conocéis la famosa fórmula del bizcocho de vasitos de yogur y este no puede ser más complicado. El único truco está en utilizar un puré de mango maduro, con bien de sabor, y para hacerlo solamente tendréis que triturar la carne del mango con la ayuda de una túrmix, nada complicado. Luego sí que os recomiendo que mezcléis bien la masa, para que no se hagan agujeritos sospechosos y que tengáis un lugar tan fantástico como el nuestro para hacer las fotos, porque estoy segura de que ahora mismo envidiáis nuestra merendola como locos. ¡Animaos a hacerlo porque está tremendo!

Para ver la receta, PINCHA AQUÍ.

 

ExpoTarta 2014 y Cupcake de Primavera Japonesa

ExpoTarta 2014 y Cupcake de Primavera Japonesa

Los posts hay que tematizarlos según lo que pase en tu vida, básicamente porque hablar de algo que no te llega se hace jodidamente difícil. Las últimas semanas han sido más frenéticas que nunca pero mayo augura una época de calma, elegida y necesitada, para centrarme en los últimos exámenes de la facultad. Mientras tanto, me brindan oportunidades para conocer cosas nuevas y, qué carajo, a por todo y sin miedo.  Y porque dormir, es de cobardes.

ExpoTarta 2014 y Cupcake de Primavera Japonesa

Así que el sábado por la tarde, después de una maratón panarra en la escuela del que, por cierto, estoy tremendamente triste porque de 9kg de masas de distintos panes que hicimos para 7 personas no dejaron absolutamente nada, ¡a dos carrillos engullían los tíos! (vale, lo admito, no hay mayor alegría), me fui directamente a la Casa de Campo a conocer Expo Tarta, un evento del que había oído hablar y que este año sus organizadoras me habían invitado muy cariñosamente. Y fue pasar la puerta y todo se convirtió en color pastel: tartas, cupcakes, cake pops, galletas, delantales, todo tipo de accesorios y, al fondo, un amplio escenario por el que desfilaban artistas de este mundo tan meticuloso. El espacio estaba abarrotado, en el piso de arriba había perfectamente colocadas todas las tartas que habían participado en los distintos concursos que el comité había organizado y en el ambiente se respiraba un interés en la materia fascinante.

Yo, si os soy sincera, de este mundo no tengo ni idea, y así lo dije cuando mientras me hacían una entrevista en el escenario me preguntaron qué opinaba yo sobre la decoración de tartas y pasteles. Aún así, me parece necesario separar dos cosas que creo que no tienen nada que ver, la cocina y la decoración. Si bien en la cocina hay que saber emplatar y trabajar un plato para que quede visualmente bonito, lo que debería primar siempre es el sabor de nuestro producto. En cambio, en la decoración, buscamos la estética pura y dura y eso es un trabajo de artista, dibujante y escultor, se haga con arcilla, plastilina o materiales comestibles que tienen la misma textura. Dicho esto, declaro mi profunda admiración hacia toda esa gente que es capaz de hacer verdaderas obras de arte, de la misma manera que admiro a otros pintores o artistas, porque lo son.

ExpoTarta 2014 y Cupcake de Primavera Japonesa

Ya sabéis todos que una de las cosas que he metido en mi mochila hace poco es la de publicar un libro, de cupcakes como mi editorial me pidió. Una novela con una receta en cada capítulo, fórmulas en las que busqué reconvertir postres a este formato primando siempre el sabor por encima de todo lo demás. Una de estas magdalenas con estudios, como las llamo yo, que hice en El Club del Cupcake, la he compartido hoy en ExpoTarta, en una demostración que he hecho, y me gustaría daros aquí la receta, para que podáis practicar en casa. ¿El secreto?  Un buen equilibrio entre el bizcocho de té verde matcha, la mermelada de frambuesa, el frosting de mascarpone y las frambuesas rellenas de petazetas. ¡qué hambre me está entrando sólo con escribirlo!

Para conocer la receta de este cupcake de Primavera Japonesa…. sólo tienes que PINCHAR AQUÍ.