albondigas-2

Albóndigas de Merluza al Curry Negro

Con las Navidades ya a contrarreloj, es el momento de tomar ciertas decisiones vitales sobre lo que comeremos los días de fiestas. Lo cierto es que ir al mercado para pegarse con la vecina del quinto por las últimas cigalas a un precio desorbitado me parece una idea aberrante – quizás es por eso por lo que cada vez me cuesta más celebrar las Navidades – así que hoy os propongo una alternativa atractiva, deliciosa, original y muy folclórico-festiva para sorprender a vuestros invitados y es que estas Albóndigas de Merluza en Curry Negro son una pasada.

“Diferentes, festivas y deliciosas, así son estas Albóndigas de Merluza con Curry Negro de Gigi Madrid, ideales para sorprender y ser sorprendidos”.

Por regla general ya sé que todos conocemos las típicas albóndigas de ternera o cerdo y que las que se hacen con pescado no son tan comunes pero… ¿por qué no? A veces pienso que convertiría todo en albóndigas y me lo comería a dos mofletes, y si es dentro de un bocadillo o con un buen trozo de pan cerca mejor que mejor, ¡hay siempre que mojar la salsa! En este caso, elaboradas a partir de merluza, la receta es de Fernando Alcalá, el nuevo cocinero asesor de Gigi Madrid, un coqueto restaurante de la Calle Luchana 13 con el que yo también colaboro y donde hemos elaborado una carta viajera, original y diferente para sorprender a los comensales más exigentes ya cansado de los platos comunes y trillados que se encuentran en todos los locales de moda. Hoy os traigo la receta de las albóndigas de merluza porque desde que se implantaron en la carta de Gigi han enamorado a muchos y se han convertido junto a su Crudo de Lubina en uno de los platos más icónicos del local.

albondigas curry

¿Cuál es el secreto? Como todas las recetas de albóndigas, que el relleno esté jugoso y nada seco, tierno, que se  muerda fácil y tenga sabor a pescado; por fuera irá una salsa de curry verde que se terminará con un poco de tinta de calamar para convertirse en ese curry negro llamativo a los ojos de cualquiera, diferente, ligeramente picante, muy aromático y casi adictivo. Siempre os cuento las ventajas de cada receta y esta tiene una muy clara: se puede dejar preparado con antelación para sólo tener que dar un recalentón final a la hora de servirlo por lo que será perfecto si tenéis invitados en casa y queréis quedar la mar de bien sin tener que ensuciar la cocina en el momento importante. Mejor, ¿verdad?

En cuanto al curry, a mi me gusta hacerlo casero majando las hierbas y especias en un mortero hasta conseguir el punto aromático que me guste pero también vale si utilizáis alguna pasta de curry de las que ya vienen hechas y que se pueden encontrar en cualquier supermercado oriental o incluso en la zona internacional de los supermercados de barrio más tradicionales. En Gigi después terminan el plato con unos fideos de arroz fritos por encima y un poco de albahaca para refrescar pero esto es optativo y al gusto de cada uno. ¡Ah! y hablando de Gigi, que no os he dicho mucho pero sí que os resumo que tiene una carta cambiante según el mercado y la temporada, a mediodía tiene un menú imbatible y de postre una tarta de queso robada a Cañadio (me parece casi idéntica y es un pecado carnal) que es un espectáculo.

albondigas curry negro

 

Atractivo, ¿cierto? SI QUIERES VER LA RECETA PINCHA AQUÍ. 

tacos-tikka-masala-2-queen-burger-gourmet-copia

Tacos de Pollo Tikka Masala de Queen Burger Gourmet

Lo bueno de la globalización es que las recetas de todas partes del mundo nos llegan, nos invaden y podemos probar cosas nuevas constantemente. Por el otro lado, también nos pasa que al llegarnos estos platos nuevos – y añadiendo en la coctelera  nuestras ganas de innovar – juntamos churras con merinas y terminamos comiendo cosas inesperadas. ¿Y qué tiene da malo? ¡Pues nada! Porque el secreto está claramente en hacerlo bien y con sentido como es el ejemplo de la receta de los Tacos de Pollo Tikka Masala que traigo hoy, o “cómo México se encontró con la India”. Todo hay que decirlo y más después de mi reciente visita a México: cualquier guiso rico se debería meter dentro de un taco.

“Cualquier guiso rico se debería meter dentro de un taco. Estos Tacos de Pollo Tikka Masala que probé en Queen Burger Gourmet son prueba de ello”.

La inspiración para esta receta he de admitir que no es mía sino de los chicos de Queen Burger Gourmet que en la extensa carta de su restaurante del norte de Madrid (pegado al Hospital Ramón y Cajal) mezclan algunos platos de todo el mundo con su oferta de buenísimas hamburguesas de carne de primera calidad.

El secreto de estos tacos, además de un guiso de pollo de corral bien jugoso y cremoso y los aderezos perfectos para acompañarlo (mango, aguacate y un picadillo fresco de hierbas) es que la tortilla está frita por lo que queda tremendamete crujiente y agradable a la hora de morderlo. Es una receta que es sencilla de preparar y que además le gustará a todo el mundo en casa, sólo tendremos que modular la potencia de la salsa interior en función de los gustos de cada uno. Además, la idea de los tacos es simplemente una opción, podéis utilizar el tikka masala para comerlo solo, acompañado con arroz, meterlo en un sándwich… ¡lo que se os ocurra!

Pero antes de daros la receta, le he preguntado a los cocineros de Queen Burger y hemos conseguido dar un poco más de luz a lo que es un “tikka masala”, una preparación del sudeste asiático que depende mucho de la zona en la que se cocine  o de la familia que lo haga, igual que pasa con recetas nuestras como el cocido, que en cada lugar lo hacen distinto, ¿no? Lo que sí que está claro es que siempre lleva tomate y leche de coco o nata, especias al gusto de cada uno (entre las que no puede faltar el garam masala), ajo y el ingrediente principal que cada uno quiera (cordero, pollo, gambas…etc).

Para leer la receta, PULSA AQUÍ.

Conchas Pesto e Panna

Pasta Pesto e Panna con huevas de trucha

Hay recetas que por muy absurdas y fáciles que parezcan merecen la pena ser explicadas, más que nada porque quizás nunca nos habríamos plateado tal combinación. En Italia comen pasta casi absolutamente todos los días de la semana, ya sea por la mañana o por la noche y de una infinidad de variantes diferentes: en sopa, horneada, fresca, seca…etc. Esta pasta pesto e panna con huevas de salmón son el fruto de una mezcla de ingredientes en la nevera que luego, bicheando por internet, me he dado cuenta que en realidad sí que se utilizan juntos en el país de la bota. ¿Nata con pesto? Pues sí, señores. Tal y como lo cuento. Y es que… ¿qué no está rico con nata? Podría haber hecho una carbonara a partir de huevo también pero no, opté por esta dirección para ver qué era lo que resultaba, sin estar muy segura de cómo acabaría mi ramekin de pasta: si en la basura o proporcionándome felicidad.

Pasta pesto e panna

Y la felicidad llegó tras la primera cucharada de esa mezcla láctea con la albahaca de la que se salía cada vez que una hueva de caviar de trucha explotaba en la boca, ese contrapunto ligero pero más que suficiente para que el plato nunca deje de cansar. Las huevas que utilicé fueron Pescaviar, ya me habéis visto utilizarla algunas veces antes pero la verdad es que me encantan, y además de trucha tienen de otras cosas como picantes, de soja, de arenque… ¡para cualquier plato! Las uso mucho y nunca me fallan, ya sabéis como es esto: cuando encuentras algo que te gusta, ni tocarlo. Así que bueno, para hacer un resumen rápido: conchas de pasta seca de las que tengáis en vuestro armario, nata, un buen pesto casero a partir de albahaca fresca y unas huevas de trucha. Os prometo que en 15 minutos tenéis una comida/cena deliciosa y sin ensuciar mucho. ¿Qué más se puede pedir?

“La receta de esta pasta pesto e panna es tan sencilla que sólo tardaréis 15 minutos y será diferente al resto de las salsas que habéis probado. “

 

Para ver la receta, PULSA AQUÍ. 

habas-con-huevo

Habas con jamón y huevo que son #MiMejorExcusa

Me gusta cuando llega el invierno y nos encerramos al calor de la lumbre. Es el momento en el que nuestras tripas piden consistencia y calor y los guisos afloran por todas partes. Adoro el otoño por todo lo bueno que nos trae, porque llegan las setas, porque entra la caza, porque el cocido triunfa sobre todo lo demás y porque el puchero se convierte en el rey indiscutible de cualquier casa. Sí, mientras que hay algunos que viven a una nariz pegados, yo viviría feliz pegada a una cuchara; creo firmemente que es uno de los mejores inventos que se le ha ocurrido jamás al ser humano. Una cuchara en la mano derecha, un trozo de buen pan (con mucha miga, por favor) en la mano izquierda y delante cualquier cosa con un poco de caldo-salsa-jugo-sopa potente y reconfortante hacen que mi sonrisa permanezca perenne durante un buen rato, como pasó cuando comimos en casa este Salteado de Habas con Jamón y Huevo. Sí, soy una chica fácil.

“Llega el invierno y con él las ganas de calor  y cariño, y esa es #MiMejorExcusa para que Deliveroo me traiga a casa guisos como estas habas con jamón y huevo”.

Yo sé que ahora lo veis y babeáis, pero lo cierto es que en casa se preparan estas cosas muy poquitas veces porque estoy trabajando tanto que cuando llego sólo quiero levantar las piernas y tumbarme en el sofá con una buena peli. Por eso reconozco que últimamente #MiMejorExcusa para pedir Deliveroo es que me traen platos como este a casa sin yo tener que mover un dedo, y es taaaaaaaan cómodo. ¿Lo habéis probado alguna vez? Si os apetece tengo un código que podéis utilizar y tendréis 8€ de descuento en vuestro primer pedido: #EXCUSASCLARAS. ¿Cuál va a ser tu excusa?

 

¿Quieres ver la receta completa? PINCHA AQUÍ.

maccheese1

Mac&Cheese, la receta para los cheese lovers

Hay ciertos platos que los yankees practican con asiduidad y alevosía pero que nosotros no hemos adoptado ni parece que vayamos a hacer. ¿Por qué? Realmente no sé qué es lo que tienen estos Mac&Cheese de diabólico pero sí que es cierto que cada vez que los preparo no me imagino a mi madre haciéndolo ni a mi cocinándolos para mis futuros retoños, porque todo llegará… o no a este paso, parece que Tinder no está funcionando. Pero volvamos a los macarrones que son lo realmente importante aquí: macarrones y queso es su traducción literal y es que no es más que eso, una salsa de queso que condimenta unos macarrones comunes en los que al meter el tenedor comienzan a salir hilos infinitos que harán que más  que uno pase un rato divertido navegando por sus mac&cheese.

“Los mac&cheese son ese plato de pasta muy común en los países anglosajones por el que cualquier niño mataría”

Así que resumiendo la receta: macarrones cocidos al dente (sí, no me gusta la pasta pasada y chiclosa) bañados en una salsa a partir de una especie de bechamel llena de los quesos que a cada uno le gusten, aunque normalmente es de queso cheeddar. En mi caso, utilicé los que tenía por casa así que el resultado terminó siendo más blanquecino de lo que normalmente es gracias al color de su queso tradicional pero no por ello estaba menos bueno. Sí, es una gordez y sí, están ricos con ese punto de pimienta por encima que creo que es totalmente imprescindible.

Mac&Cheese

Esta receta es fácil, rápida y absolutamente deliciosa y realmente hará que todos los que se sienten en la mesa se enamoren de los mac&cheese, un plato que aunque en España no es todavía muy conocido se va a ir abriendo camino en nuestra gastronomía. ¿Calorías? ¡Felicidad!

 

PARA VER LA RECETA PULSA AQUÍ. 

Paella de Marisco

Paella de Marisco

Igual que siempre he dicho que las paellas son para el verano, he de admitir que juego bastante con la improvisación cada vez que se me ocurre hacer una. Vamos, que abro la nevera y utilizo lo que tengo a mano para dar salida al arroz que toque ese día. Eso es lo bueno de los arroces, que con un buen sofrito y un buen caldo se consiguen resultados maravillosos como esta Paella de Marisco con coliflor que os presento hoy y que no tiene más ciencia que hacer una capita bien fina de grano, un caldo con buen fondo y mucha sustancia y darle el punto exacto a la cocción.

“El secreto de la Paella de Marisco es un caldo bien potente y reducido que llene de sabor nuestro arroz.”

Lo de la coliflor fue casi un accidente porque tenía un florete en la cocina y al verlo pensé: “¡A la cazuela!” y lo cierto es que nos gustó mucho dentro del resultado global aunque ya sabéis que es una verdura que causa bastante controversia y no sé por qué si está para morirse de rica, lo dice una que se la toma sola con sal o que le pierde mezclarla con mayonesa, forma en la que se ha comido muchísimo en mi casa.

Marisco Paella

Volviendo a nuestra Paella de Marisco, como os decía lo básico es tener un buen caldo de pescado/marisco con el que mojar el arroz. Para esto aprovecho espinas y morralla que me da el pescadero a súper buen precio y lo tuesto todo ligeramente en una olla junto con un poco de zanahoria, puerro, cebolla y perejil, lo dejo hirviendo 40 minutos, lo cuelo, y luego lo dejo reducir a fuego muy bajo poniéndolo a punto de sal. Y todo comienza con un sofrito bien reducido de ajo, azafrán, pimentón y tomate al que posteriormente añado la coliflor y los chipirones mini y las patitas de pulpitos. A veces marco los gambones primero y luego los retiro, otras los pongo simplemente encima del arroz en los minutos finales.

El fuego siempre comienza estando fuerte, los primeros diez minutos, y termina a al mínimo para que el grano se asiente. Si no tenéis fuegos potentes en casa, lo mejor es terminar las paellas los últimos 3 minutos en el horno, quedan de maravilla; serán esos tres minutos los únicos en los que tendréis que poner los gambones por encima.

¡Para ver la receta PINCHA AQUÍ!

bogavante deliveroo

Bogavante a la Mantequilla de hierbas

Estaba claro que después del éxito de Burger & Lobster en Reino Unido y toda su expansión  por la costa noroeste del continente americano era cuestión de días que el concepto de servir hamburguesas junto con bogavante a la parrilla llegase a nuestro país. Lo cierto es que un gran producto como un buen bogavante bien cocinado, en su punto justo y con el aditivo exacto para que no esconda el sabor pero lo realce y lo acompañe, es una comida fantástica para esos días de verano que se pasan enteros en la piscina y se quiere comer algo ligerito pero delicioso; un plato que rápidamente relacionamos al sol, al buen ambiente y a una amplia terraza con música de relax de fondo.

bogavante deliveroo

Para hacerlo a la plancha, está claro que el bogavante hay que abrirlo por la mitad y con mimo y cariño tenerlo sólo el tiempo suficiente necesario para que se haga ligeramente pero que no se reseque, este animal tiene una carne tersa que si se pasa de punto terminará siendo hasta desagradable de comer. Como veréis, la receta de este bogavante a la mantequilla de hierbas es muy sencilla y lo hemos llamado así porque nos la han prestado los chicos de Ottawa Burger & Lobster ya que tras hacer un pedido a domicilio después de una jornada de piscina intensa me encantó llegar a la mesa y no tener ni que encender la cocina, tenía la comida servida y perfecta gracias a Deliveroo.

burger deliveroo

Como veréis en la foto, mi amiga Rosa y yo nos dimos un buen homenaje sin pasar ni un minuto en la cocina y es que con estos calores que llegan cada vez da más pereza encender los fuegos y hay que aprovechar hasta el último minuto en el agua así que aprovechando el capricho por el bogavante pedimos también una hamburguesa de vitello tonnato que venía acompañada por una deliciosa ensalada de col y patatas fritas y una ensalada alemana de patata perfectamente aliñada, con ese punto de encurtido tan necesario en este tipo de entrantes. Por si fuera poco, fue Rosa la que hizo el pedido y me sorprendió con la comida, ¡yo pensé que iba a cocinar ella! Y cuando me dijo que saliésemos de la piscina para comer  y llegué a casa y nos encontramos al chico de Deliveroo con la comida fue un puntazo, es que usando mi código INVITACLARA se ahorró 8€ por ser su primer pedido, un chollazo.

“Preparar un buen bogavante a la plancha sólo tiene un secreto: producto sobresaliente y mimo al tratarlo. “

 

PARA VER LA RECETA PULSA AQUI. 

okonomiyaki

Okonomiyaki, la tortilla japonesa

Para seguir con esta línea japonesa que llevamos estas dos últimas semanas (hablamos de los dorayakis – los dulces de Doraemon – y de Maido, el mejor restaurante nikkei que conozco) vamos a dar un paso más allá para hablar de la famosa y deliciosa tortilla japonesa, el Okonomiyaki. Últimamente en Madrid han aparecido varios sitios donde la elaboran y que realmente merece la pena ir a probar, pero…

¿Qué es el okonomiyaki?

Su perfecta traducción al español sería “cocinado a la plancha al gusto del cliente” por lo que partiendo de la misma base de harina, huevo, agua y con su salsa okonomiyaki además de la mayonesa japonesa se en Japón se van construyendo tortillas según lo que al comensal le apetezca: verduras, carnes, mariscos, pescado, katsobushi, algas… En su país de origen es un plato que se prepara tanto en casa como en los restaurantes específicos donde en las grandes planchas cara al público los maestros de las espátulas preparan estas tortillas delante todos aquellos que vayan a degustarlas. Generalmente se asocian a las regiones donde son más famosos, Kansai (con base de verduras) e Hiroshima (con base de fideos) aunque son muy populares en la zona de Osaka. El resultado es gustoso, lleno de sabor, ha de tener una textura jugosa y el umami explotará en la boca gracias a la conjunción de todos sus ingredientes; yo siempre lo he asociado a la “comida marrana” japonesa, entendiendo por ello ese plato subido de calorías que de vez en cuando nos apetece comer porque nos fascina (lo que para nosotros puede ser una hamburguesa, más o menos).

Okonomiyaki Oribu

El Okonomiyaki de Oribú Gastrobar

Y como hay tantos okonomiyakis como gustos, el que me fascinó hace bien poquito fue el que probé en Oribú Gastrobar que terminan con un cangrejo de concha blanda en tempura, toda una delicia. Este cangrejo que se suele comprar congelado se captura justo en el momento preciso del cambio de piel para que esté tremendamente tierno para que luego, al freirlo, podamos comerlo entero. En Oribú rellenan unos baos también con él y es que en su carta, fusión japonés-mediterránea, no paran de hacer guiños al país nipón.

Además de la Receta de Oribú, he hecho una Lista de los mejores Okonomiyaki de Madrid asi que si pincháis AQUÍ podréis verlos enteros.

En cambio, si lo que queréis conocer es la receta de okonomiyaki de Oribú gastrobar, sólo tendréis que PINCHAR AQUÍ y hacerlo en casa. ¡Una auténtica delicia!

Albóndigas tomate 2

Albóndigas con tomate, súper TOP

Si siempre he dicho que me fascinan los guisos de cuchara, he de admitir que hay uno que me roba especialmente el corazón. Me gustan tanto las albóndigas  que cada vez que las veo en la carta de cualquier restaurante siento un deseo irrefrenable de pedirlas para probar; me da igual cómo: a la jardinera, con salsa española, en bocadillo, al curry, de cerdo, de pollo, vegetales… ¡lo bueno de ellas es que hay un montón de formas diferentes de prepararlas! Pero tengo que confesar un secreto, mis favoritas son, sin lugar a dudas, las albóndigas con tomate. Con tomate de verdad, frito en casa, con bien de cebollita, quizás incluso con un poco de zanahoria y apio, azúcar moreno para matar la acidez del vegetal y un punto picante y otro de alguna hierba que haya por casa.

Visitar Bolero Meatballs me dio antojo de preparar albóndigas con tomate…

La verdad es que desde que preparé Pularda en Navidades y sobró relleno – con el que hice albóndigas para mi familia y nos fascinaron, simplemente fritas – no había vuelto a cocinarlas pero el otro día visité (por fin) Bolero Meatballs (c/de las Conchas, 4. Madrid) y me entró un antojo increíble de hacerlo. Y no, no es porque las de Bolero no me gustasen, sino todo lo contrario: he decidido oficialmente que ir a Bolero va a ser imprescindible una vez al mes como terapia pro-felicidad y es que sus albóndigas de cerdo oriental y las especiales de jalapeño y cheddar me quitaron el sentido (y lo majas que son, y lo a gusto que se está allí pese a ser un localito diminuto).  Así que el motivo fue que me quedé con ganas de más y aprovechando una reunión de amigos me hice con un kilo de carne picada de buey – de la buena, buena – y me puse a ello.

Albóndigas tomate 5

¿El resultado? Unas albóndigas llenas de sabor, súper tiernas por dentro, nada secas, y una salsa en la que no parar de mojar pan. Aunque en casa las solemos tomar con patatas fritas cortadas en cuadraditos, estas albóndigas con tomate salieron a la mesa solas, casi desalmadas, con un poquito de albahaca y cilantro por encima, pero es que el festín contaba con un montón de platos más a los que no podríamos haber hincado el diente si hubiésemos ampliado la ración por persona. Os voy a dejar una foto de toooooodo lo que comimos para que la envidia os corroa, que lo va a hacer, lo sé. Espero poder recompensarlo con la súper receta, creedme, estas albóndigas os cambiarán la vida, son pura delicia.

Comida albóndigas con tomate

PARA VER LA RECETA PINCHA AQUÍ
Fideua de setas y butifarra

Fideuá de setas y butifarra

La fideuá, ese perfecto sustituto al arroz

Me encantan los sofritos que terminan convirtiéndose en arroces. Ese chup-chup reduciéndose en la sartén, los caldos bien concentrados para dar buen sabor y los ingredientes de primera que guardan su textura perfecta para que la base, el fideo de la fideuá en este caso, sea el hilo conductor perfecto de un bocado delicioso. En mi casa nunca he comido fideúa, eso es un hecho; jamás ha sido algo común en las comidas que hemos hecho en la calle y mis visitas por el levante han sido tan breves que no puedo recordar alguna memorable que haya comido. ¡Ay, que me acaba de surgir una necesidad escribiendo estas líneas!

Fideua de setas y butifarra

Así que efectivamente, no soy una profesional en este arte, no tengo una amplia experiencia en ello y por eso mismo me he lanzado un par de días y he hecho pruebas en casa hasta conseguir un resultado que me ha maravillado. ¿El secreto? Pues lo que os comentaba antes, lo mismo que  para un arroz: buenos ingredientes, buen sofrito, buen caldo y guardar bien el punto de la pasta. Las he hecho de fideo cabellín tipo “rossejat”, también de fideo más grueso y finalmente de este súper fideo “para fideuá” que compre en Mercadona, quizás el que más me ha gustado de los tres. En cuanto a los condimentos, en esta ocasión opté por unas setas shiitake que tenía en la nevera y un poco de butifarra fresca que bien salteada y dorada en la paella da un sabor estupendo. Aunque no dejéis de lado los productos de temporada, ahora con la primavera empiezan a llegar setas de verdad y conseguiréis un punto perfecto, además también podéis encontrar en el súper bolsas de setas congeladas que resultan con mucho sabor para estas preparaciones.  Aquí os dejo esta súper receta que, además de ser bastante rápida es mucho más sencilla que un arroz por el tema del punto, ¡y está buenísima!

PARA VER LA RECETA, PINCHA AQUÍ.