maccheese1

Mac&Cheese, la receta para los cheese lovers

Hay ciertos platos que los yankees practican con asiduidad y alevosía pero que nosotros no hemos adoptado ni parece que vayamos a hacer. ¿Por qué? Realmente no sé qué es lo que tienen estos Mac&Cheese de diabólico pero sí que es cierto que cada vez que los preparo no me imagino a mi madre haciéndolo ni a mi cocinándolos para mis futuros retoños, porque todo llegará… o no a este paso, parece que Tinder no está funcionando. Pero volvamos a los macarrones que son lo realmente importante aquí: macarrones y queso es su traducción literal y es que no es más que eso, una salsa de queso que condimenta unos macarrones comunes en los que al meter el tenedor comienzan a salir hilos infinitos que harán que más  que uno pase un rato divertido navegando por sus mac&cheese.

“Los mac&cheese son ese plato de pasta muy común en los países anglosajones por el que cualquier niño mataría”

Así que resumiendo la receta: macarrones cocidos al dente (sí, no me gusta la pasta pasada y chiclosa) bañados en una salsa a partir de una especie de bechamel llena de los quesos que a cada uno le gusten, aunque normalmente es de queso cheeddar. En mi caso, utilicé los que tenía por casa así que el resultado terminó siendo más blanquecino de lo que normalmente es gracias al color de su queso tradicional pero no por ello estaba menos bueno. Sí, es una gordez y sí, están ricos con ese punto de pimienta por encima que creo que es totalmente imprescindible.

Mac&Cheese

Esta receta es fácil, rápida y absolutamente deliciosa y realmente hará que todos los que se sienten en la mesa se enamoren de los mac&cheese, un plato que aunque en España no es todavía muy conocido se va a ir abriendo camino en nuestra gastronomía. ¿Calorías? ¡Felicidad!

 

PARA VER LA RECETA PULSA AQUÍ. 

Paella de Marisco

Paella de Marisco

Igual que siempre he dicho que las paellas son para el verano, he de admitir que juego bastante con la improvisación cada vez que se me ocurre hacer una. Vamos, que abro la nevera y utilizo lo que tengo a mano para dar salida al arroz que toque ese día. Eso es lo bueno de los arroces, que con un buen sofrito y un buen caldo se consiguen resultados maravillosos como esta Paella de Marisco con coliflor que os presento hoy y que no tiene más ciencia que hacer una capita bien fina de grano, un caldo con buen fondo y mucha sustancia y darle el punto exacto a la cocción.

“El secreto de la Paella de Marisco es un caldo bien potente y reducido que llene de sabor nuestro arroz.”

Lo de la coliflor fue casi un accidente porque tenía un florete en la cocina y al verlo pensé: “¡A la cazuela!” y lo cierto es que nos gustó mucho dentro del resultado global aunque ya sabéis que es una verdura que causa bastante controversia y no sé por qué si está para morirse de rica, lo dice una que se la toma sola con sal o que le pierde mezclarla con mayonesa, forma en la que se ha comido muchísimo en mi casa.

Marisco Paella

Volviendo a nuestra Paella de Marisco, como os decía lo básico es tener un buen caldo de pescado/marisco con el que mojar el arroz. Para esto aprovecho espinas y morralla que me da el pescadero a súper buen precio y lo tuesto todo ligeramente en una olla junto con un poco de zanahoria, puerro, cebolla y perejil, lo dejo hirviendo 40 minutos, lo cuelo, y luego lo dejo reducir a fuego muy bajo poniéndolo a punto de sal. Y todo comienza con un sofrito bien reducido de ajo, azafrán, pimentón y tomate al que posteriormente añado la coliflor y los chipirones mini y las patitas de pulpitos. A veces marco los gambones primero y luego los retiro, otras los pongo simplemente encima del arroz en los minutos finales.

El fuego siempre comienza estando fuerte, los primeros diez minutos, y termina a al mínimo para que el grano se asiente. Si no tenéis fuegos potentes en casa, lo mejor es terminar las paellas los últimos 3 minutos en el horno, quedan de maravilla; serán esos tres minutos los únicos en los que tendréis que poner los gambones por encima.

¡Para ver la receta PINCHA AQUÍ!

bogavante deliveroo

Bogavante a la Mantequilla de hierbas

Estaba claro que después del éxito de Burger & Lobster en Reino Unido y toda su expansión  por la costa noroeste del continente americano era cuestión de días que el concepto de servir hamburguesas junto con bogavante a la parrilla llegase a nuestro país. Lo cierto es que un gran producto como un buen bogavante bien cocinado, en su punto justo y con el aditivo exacto para que no esconda el sabor pero lo realce y lo acompañe, es una comida fantástica para esos días de verano que se pasan enteros en la piscina y se quiere comer algo ligerito pero delicioso; un plato que rápidamente relacionamos al sol, al buen ambiente y a una amplia terraza con música de relax de fondo.

bogavante deliveroo

Para hacerlo a la plancha, está claro que el bogavante hay que abrirlo por la mitad y con mimo y cariño tenerlo sólo el tiempo suficiente necesario para que se haga ligeramente pero que no se reseque, este animal tiene una carne tersa que si se pasa de punto terminará siendo hasta desagradable de comer. Como veréis, la receta de este bogavante a la mantequilla de hierbas es muy sencilla y lo hemos llamado así porque nos la han prestado los chicos de Ottawa Burger & Lobster ya que tras hacer un pedido a domicilio después de una jornada de piscina intensa me encantó llegar a la mesa y no tener ni que encender la cocina, tenía la comida servida y perfecta gracias a Deliveroo.

burger deliveroo

Como veréis en la foto, mi amiga Rosa y yo nos dimos un buen homenaje sin pasar ni un minuto en la cocina y es que con estos calores que llegan cada vez da más pereza encender los fuegos y hay que aprovechar hasta el último minuto en el agua así que aprovechando el capricho por el bogavante pedimos también una hamburguesa de vitello tonnato que venía acompañada por una deliciosa ensalada de col y patatas fritas y una ensalada alemana de patata perfectamente aliñada, con ese punto de encurtido tan necesario en este tipo de entrantes. Por si fuera poco, fue Rosa la que hizo el pedido y me sorprendió con la comida, ¡yo pensé que iba a cocinar ella! Y cuando me dijo que saliésemos de la piscina para comer  y llegué a casa y nos encontramos al chico de Deliveroo con la comida fue un puntazo, es que usando mi código INVITACLARA se ahorró 8€ por ser su primer pedido, un chollazo.

“Preparar un buen bogavante a la plancha sólo tiene un secreto: producto sobresaliente y mimo al tratarlo. “

 

PARA VER LA RECETA PULSA AQUI. 

okonomiyaki

Okonomiyaki, la tortilla japonesa

Para seguir con esta línea japonesa que llevamos estas dos últimas semanas (hablamos de los dorayakis – los dulces de Doraemon – y de Maido, el mejor restaurante nikkei que conozco) vamos a dar un paso más allá para hablar de la famosa y deliciosa tortilla japonesa, el Okonomiyaki. Últimamente en Madrid han aparecido varios sitios donde la elaboran y que realmente merece la pena ir a probar, pero…

¿Qué es el okonomiyaki?

Su perfecta traducción al español sería “cocinado a la plancha al gusto del cliente” por lo que partiendo de la misma base de harina, huevo, agua y con su salsa okonomiyaki además de la mayonesa japonesa se en Japón se van construyendo tortillas según lo que al comensal le apetezca: verduras, carnes, mariscos, pescado, katsobushi, algas… En su país de origen es un plato que se prepara tanto en casa como en los restaurantes específicos donde en las grandes planchas cara al público los maestros de las espátulas preparan estas tortillas delante todos aquellos que vayan a degustarlas. Generalmente se asocian a las regiones donde son más famosos, Kansai (con base de verduras) e Hiroshima (con base de fideos) aunque son muy populares en la zona de Osaka. El resultado es gustoso, lleno de sabor, ha de tener una textura jugosa y el umami explotará en la boca gracias a la conjunción de todos sus ingredientes; yo siempre lo he asociado a la “comida marrana” japonesa, entendiendo por ello ese plato subido de calorías que de vez en cuando nos apetece comer porque nos fascina (lo que para nosotros puede ser una hamburguesa, más o menos).

Okonomiyaki Oribu

El Okonomiyaki de Oribú Gastrobar

Y como hay tantos okonomiyakis como gustos, el que me fascinó hace bien poquito fue el que probé en Oribú Gastrobar que terminan con un cangrejo de concha blanda en tempura, toda una delicia. Este cangrejo que se suele comprar congelado se captura justo en el momento preciso del cambio de piel para que esté tremendamente tierno para que luego, al freirlo, podamos comerlo entero. En Oribú rellenan unos baos también con él y es que en su carta, fusión japonés-mediterránea, no paran de hacer guiños al país nipón.

Además de la Receta de Oribú, he hecho una Lista de los mejores Okonomiyaki de Madrid asi que si pincháis AQUÍ podréis verlos enteros.

En cambio, si lo que queréis conocer es la receta de okonomiyaki de Oribú gastrobar, sólo tendréis que PINCHAR AQUÍ y hacerlo en casa. ¡Una auténtica delicia!

Albóndigas tomate 2

Albóndigas con tomate, súper TOP

Si siempre he dicho que me fascinan los guisos de cuchara, he de admitir que hay uno que me roba especialmente el corazón. Me gustan tanto las albóndigas  que cada vez que las veo en la carta de cualquier restaurante siento un deseo irrefrenable de pedirlas para probar; me da igual cómo: a la jardinera, con salsa española, en bocadillo, al curry, de cerdo, de pollo, vegetales… ¡lo bueno de ellas es que hay un montón de formas diferentes de prepararlas! Pero tengo que confesar un secreto, mis favoritas son, sin lugar a dudas, las albóndigas con tomate. Con tomate de verdad, frito en casa, con bien de cebollita, quizás incluso con un poco de zanahoria y apio, azúcar moreno para matar la acidez del vegetal y un punto picante y otro de alguna hierba que haya por casa.

Visitar Bolero Meatballs me dio antojo de preparar albóndigas con tomate…

La verdad es que desde que preparé Pularda en Navidades y sobró relleno – con el que hice albóndigas para mi familia y nos fascinaron, simplemente fritas – no había vuelto a cocinarlas pero el otro día visité (por fin) Bolero Meatballs (c/de las Conchas, 4. Madrid) y me entró un antojo increíble de hacerlo. Y no, no es porque las de Bolero no me gustasen, sino todo lo contrario: he decidido oficialmente que ir a Bolero va a ser imprescindible una vez al mes como terapia pro-felicidad y es que sus albóndigas de cerdo oriental y las especiales de jalapeño y cheddar me quitaron el sentido (y lo majas que son, y lo a gusto que se está allí pese a ser un localito diminuto).  Así que el motivo fue que me quedé con ganas de más y aprovechando una reunión de amigos me hice con un kilo de carne picada de buey – de la buena, buena – y me puse a ello.

Albóndigas tomate 5

¿El resultado? Unas albóndigas llenas de sabor, súper tiernas por dentro, nada secas, y una salsa en la que no parar de mojar pan. Aunque en casa las solemos tomar con patatas fritas cortadas en cuadraditos, estas albóndigas con tomate salieron a la mesa solas, casi desalmadas, con un poquito de albahaca y cilantro por encima, pero es que el festín contaba con un montón de platos más a los que no podríamos haber hincado el diente si hubiésemos ampliado la ración por persona. Os voy a dejar una foto de toooooodo lo que comimos para que la envidia os corroa, que lo va a hacer, lo sé. Espero poder recompensarlo con la súper receta, creedme, estas albóndigas os cambiarán la vida, son pura delicia.

Comida albóndigas con tomate

PARA VER LA RECETA PINCHA AQUÍ
Fideua de setas y butifarra

Fideuá de setas y butifarra

La fideuá, ese perfecto sustituto al arroz

Me encantan los sofritos que terminan convirtiéndose en arroces. Ese chup-chup reduciéndose en la sartén, los caldos bien concentrados para dar buen sabor y los ingredientes de primera que guardan su textura perfecta para que la base, el fideo de la fideuá en este caso, sea el hilo conductor perfecto de un bocado delicioso. En mi casa nunca he comido fideúa, eso es un hecho; jamás ha sido algo común en las comidas que hemos hecho en la calle y mis visitas por el levante han sido tan breves que no puedo recordar alguna memorable que haya comido. ¡Ay, que me acaba de surgir una necesidad escribiendo estas líneas!

Fideua de setas y butifarra

Así que efectivamente, no soy una profesional en este arte, no tengo una amplia experiencia en ello y por eso mismo me he lanzado un par de días y he hecho pruebas en casa hasta conseguir un resultado que me ha maravillado. ¿El secreto? Pues lo que os comentaba antes, lo mismo que  para un arroz: buenos ingredientes, buen sofrito, buen caldo y guardar bien el punto de la pasta. Las he hecho de fideo cabellín tipo “rossejat”, también de fideo más grueso y finalmente de este súper fideo “para fideuá” que compre en Mercadona, quizás el que más me ha gustado de los tres. En cuanto a los condimentos, en esta ocasión opté por unas setas shiitake que tenía en la nevera y un poco de butifarra fresca que bien salteada y dorada en la paella da un sabor estupendo. Aunque no dejéis de lado los productos de temporada, ahora con la primavera empiezan a llegar setas de verdad y conseguiréis un punto perfecto, además también podéis encontrar en el súper bolsas de setas congeladas que resultan con mucho sabor para estas preparaciones.  Aquí os dejo esta súper receta que, además de ser bastante rápida es mucho más sencilla que un arroz por el tema del punto, ¡y está buenísima!

PARA VER LA RECETA, PINCHA AQUÍ. 

Risotto La Vaqueria Montañesa

Risotto Vongole

Me fascina el arroz, en todas sus variantes: seco, al horno, caldoso, cremoso… ¡da igual! Si está bien cocinado, con la textura en su punto, y tiene un sabor marcado sólo puede convertirse en un plato de éxito como este risotto vongole que os traigo.  Pero cocinarlo no es en absoluto fácil, hay que tenerle cogido el punto y, sobretodo, haber hecho muchos para que así el guiso te hable sólo con mirarlo y es que no hay nada peor que un risotto pastoso y apelmazado, ¿verdad? Quizás por eso últimamente se ha puesto muy de moda el “falso” risotto, hecho a partir de pasta puntalette que se asemeja muchísimo al grano del arroz como ya vimos en la receta del Falso risotto de gambas, mejillones y tuétano, y es que se convierte en un plato mucho más fácil de preparar. Aún así, si queréis todos los trucos para hacerlo en casa no dejéis de visitar Mamá, ¿cómo consigo un risotto que no sea un cemento? así no se os volverá a resistir.

VAQUERIA FOTOS PABLO ZAMORA 5

La receta de hoy se la he pedido prestada a La Vaquería Montañesa, el nuevo restaurante que Carlos Zamora (Grupo Deluz: Taberna La Carmencita, Celso y Manolo…etc) ha abierto en la coqueta calle Blanca de Navarra en Madrid, inspirado en lo rural orientado a los más urbanizas, en un local cuidado y luminoso que sigue las mismas pautas que sus predecesores: carta larga, cocina sin excesivas complicaciones y encumbramiento del producto por encima de todo. Así, encontramos los nombres de la mayoría de sus proveedores mientras elegimos la comanda, pudiendo incluso saber dónde se han engordado los patos que posteriormente cataremos.

VAQUERIA FOTOS PABLO ZAMORA 2 copia
Fausto Alonso, mano derecha de Carlos Zamora, es el que ha estado al pie del cañón en el lanzamiento de este nuevo proyecto, fuertemente caracterizado por su preciosa barra de vegetales perfectamente cuidados, todos en su punto perfecto, a los que se puede optar en versión buffet (10€) o contar con ellos como acompañamientos de algunos platos como sus carnes. Los ojos de Fausto brillan coherencia cuando me cuenta cómo ha sido dar a luz esta Vaquería que guarda el nombre de su inquilino anterior, la coordinación entre todos los locales es vital para que ninguno se resienta y muchas son las horas de trabajo de investigación para localizar sus fantásticos proveedores; muchos de ellos han sobrevivido gracias al tándem con el grupo Zamora según nos cuenta Alonso.

VAQUERIA FOTOS PABLO ZAMORA 2

Entre sus platos, no podían fallar las clásicas rabas santanderinas o unas cremosas croquetas de bogavante, ideales para comenzar la comida tras un aperitivo de hojaldre con tomatitos cherry que se puede acompañar con un auténtico zumo de tomate, preparado al momento triturando el tomate de verdad, con su ramita de apio, un puntazo para las tomato juice lovers como yo. Algún marisquete madrileño, platos cuyo corazón es el tomate o los huevos ecológicos preparados de diferentes maneras pueden ser otra opción, triunfando unas vainas con cigalitas perfectamente salteadas, guardando el no muchas veces conseguido punto óptimo de la verdura. Como platos fuertes, encontraremos carnes ecológicas de todos tipos (pato, pollo, ternera, venado…etc), pescados traídos de la lonja cántabra y Pastas de Benedetto Cavalieri entre las que probamos el Risotto de Puntalette del Día, en nuestra ocasión: Risotto Vongole, que como nos gustó les pedimos la receta y os la traemos aquí para que podáis probarlo en casa.

Aunque pensándolo bien, casi mejor pasarse por La Vaquería y que nos lo preparen, ¿no? 

PARA VER LA RECETA PULSA AQUÍ. 

Lubina-Atlantik

Lubina marinada de Atlantik Corner

Una de las cosas buenas de la globalización es la cantidad de ingredientes, platos y preparaciones extranjeras que han llegado dentro de nuestras fronteras y hemos podido probar y disfrutar en las mesas a las que acudimos día a día. Sin lugar a dudas, en los últimos años, la cocina peruana cada vez va cogiendo más fuerza trayendo consigo su vertiente china – la cocina chita – y su vertiente japonesa, la llamada nikkei. De esta última rama nacieron los tiraditos, una suerte de sashimi de pescado pero cortado más fino, similar al usuzukuri, aliñado con cítricos para aportarle cierto marinado y hoy vamos a hablar de uno delicioso, el de lubina.

DSC026951

Muy similar a estos tiraditos, hace poco probé en Atlantik Corner  un plato de lubina marinada que me encantó porque a pesar de ser pescado crudo el aliño había conseguido una muy buena textura del pez a la que se sumaba un contraste de los sabores del yuzu, las aceitunas, el aguacate y el shisho que lo hacía delicioso. Atlantik Corner es un restaurante abierto hace poco en Madrid cuyo leit motiv es la cocina a orillas del océano Atlántico y por ello cuenta con platos de inspiración portuguesa, canaria, gallega o brasileña. Su decoración es bonita en tonos claros y techos abovedados, su carta de vinos tiene fundamentalmente referencias gallegas, portuguesas y marroquíes y entre sus especialidades se pueden encontrar el bacalhau à brás, el carabinero asado al carbón con cuscús de curry rojo o el picantón con adobo de vinha d’alhos y cinco cítricos terminando la comanda con una jugosa torrija para la que el ticket medio rondará los 30€.

DSC03028

Y como me gustó tanto su Lubina Marinada – que casi se podría llamar tiradito – desde el restaurante amablemente me han facilitado la receta para poder compartirla con vosotros y que podáis preparar en casa este platillo frío ideal para hacer frente a los excesos navideños en plena cuesta de enero.

PARA VER LA RECETA, PULSA AQUÍ.

Crema Calabaza 2

Crema de zanahoria, calabaza y naranja

Las fiestas, los dulces, los asados, el picoteo, los roscones de Reyes, los excesos… después del último mes todos volvemos a la normalidad evitando un objeto terrorífico: la báscula. Esa maldita mejor que ni se nos acerque pues estarán todos de acuerdo conmigo en que en los últimos días el botón del pantalón aprieta con más fuerza pero no por ello vamos a tener que cerrar el pico y dejar de disfrutar de lo que más nos gusta. Detesto las dietas, las campañas pro-proteicas o los menú-talibán que ya sólo con leerlos te das cuenta de que nadie puede vivir a base de queso desnatado o champiñones crudos día tras día pero no por ello no estoy a favor de cuidarse cuando es necesario. Igual que no podemos alimentarnos únicamente de productos ligeros, tampoco lo podemos hacer de grasas a cascoporro o chuletones de la mejor carne, en el equilibrio se encuentra la fuerza (Si esta frase no ha salido en Star Wars deberían copiármela, ¿verdad?)

Para empezar con el pie derecho unos días de más control en cuanto a lo que comamos, una apuesta excelente me parece una ligera y suave crema de zanahoria, calabaza y naranja, tres ingredientes súper saludables que si se tratan de la manera adecuada nos darán un puré fantástico del que querremos repetir sin miedo a seguir la dieta pro-kilosdemás. El secreto de cualquier crema es un buen tratamiento de sus componentes, sazonarlo todo bien y terminar emulsionando y triturando todo para que la textura quede como una nube. En esta ocasión, y para presentarlo, podemos terminar con unas pipas y un poco de aguacate. ¿Quién dijo que cuidarse no era delicioso?

PARA VER LA RECETA PULSA AQUÍ.

Steak Tartar Ondarreta

Cómo preparar el Steak Tartare perfecto

Con todas las festividades encima, los estómagos llenos de banquetes a lo bestia y tras largas horas pasadas en la cocina preparando todas las delicias llega un punto que se hace necesario encontrar recetas más ligeras de lo normal, fáciles de preparar pero igualmente resultonas y apetecibles. Desde luego, el steak tartare (se pronuncia “steic” y no “stic”) es uno de esos platos más en boga en todos los restaurantes de moda en los últimos años pero no resulta del todo sencillo encontrar uno verdaderamente bueno. ¿El secreto? Para mí, sin lugar a dudas, triunfan los steak tartare en los que no se enmascara el sabor de la carne, que debe ser siempre de primera calidad, melosos, untuosos, con su punto picante y con la carne siempre cortada a cuchillo.

steak tartare-ingredientes

De los que he probado últimamente, me fascinó el que preparanen Ondarreta de La Moraleja (www.ondareta.es/ondarreta-la-moraleja), el restaurante más joven que el Grupo tiene en Madrid y donde además de este clásico ejemplarmente ejecutado se pueden encontrar otros platos como los deliciosos chipirones a la plancha con cebolla confitada (14€)  u otra versión del tartar, en esta ocasión de atún de alta calidad (15,50€). Porque sí, en Ondarreta hay muy buen producto y buena mano convirtiendo el lugar en una plaza ideal para degustar su canónico steak tartare (15,50€) y el resto de sus delicias en un ambiente elegante pero muy agradable.

np31-F_s94cU-6Kpt1I_rxo2IiQjmQVs2fqUlNrMdnQ

Como me gustó tanto el steak tartare de Ondarreta, les he pedido la receta y aquí os la plasmo para que podáis prepararla en casa y triunfar por todo lo alto, ya os digo que el secreto es equilibrar bien el aliño, darle el punto deseado y contar con una carne de primera. Si no os atrevéis, ya sabéis donde encontrarlo.

PARA VER LA RECETA, PULSA AQUÍ.