DiverXO. Y después, la nada.

DiverXO. Y después, la nada.

No me gusta escribir palabras vacías, ni mucho menos relatar experiencias a medias. Me ha costado casi un mes y un cambio de año ordenar bien todas mis ideas. He borrado y comenzado de cero unas veinte veces por lo menos y por fin me he dado cuenta de que cualquier esfuerzo para ordenarme iba a ser en balde. Porque la cocina de David Muñoz es tan onírica que lo impide, tan efímera y cambiante que revuelve, tan brutal que te deja mudo. Pero para ir a  DiverXo tienes que haber hecho un par de meses de gimnasio de antemano, y es que no vas a encontrarte una cocina amable sino un viaje al País de Nunca Jamás que cambiará tu vida. Pero lo que más me fascina de David es, sin duda, la congruencia de su discurso, su radicalidad, su sello característico, el creer firmamente en su proyecto y luchar por él, a tope, sin límites, sólo acompañado por la Vanguardia y por Ángela, su mujer y segunda pata de toda esta aventura.

DiverXO. Y después, la nada.

Leer más

IMG_20131207_194351

La Solana, por todo lo alto. Cantabria, diciembre 2013

Hay ciertas comidas que se recuerdan salivando cuando uno escribe sobre ellas. Son esas comidas que repetirías sin cesar, aquellos lugares que no sólo viven del menú degustación sino que recuperan platos que guardamos en la memoria y que, además, los hacen para caerse de culo.

Un soleado sábado cántabro hizo el resto del milagro y el paseo hasta el santuario de La Bien Aparecida se convirtió en el hit de todo el fin de semana. Nacho nos recibió en La Solana junto al resto de su equipo (Erika entre ellos, una ex concursante de Topchef) con una enorme sonrisa y toda la amabilidad del mundo en una sala que puede presumir de sobriedad y calor al mismo tiempo, un amplio ventanal de cara al paisaje otoñal te transporta a un lugar mucho más alejado de la realidad. Pero todo eso se complementa con una cocina fantástica y muy generosa (son raciones grandes) que no olvida el producto pero que se ayuda de la técnica para ir un paso más allá.

foie-lasolana-missmigas.jpg

Leer más

20130924_214336

Pakta, Barcelona. El nikkei de los Adriá.

41º y Tickets han sido recientemente galardonados con su primer astro Michelin pero Pakta, otro de los hijos del hermanísimo Albert Adriá, no ha tenido la misma suerte. Desconozco lo que se cuece en los primeros pero, por lo que he escuchado, el homenaje es más que merecido.

20130924_213808

Sí tuve la oportunidad de visitar Pakta hace unas semanas, luchando contra viento y marea para conseguir una de sus más que rifadas mesas. Y es que el local es pequeño y la cocina lo es aún más por lo que el cronómetro tiene que funcionar a la perfección para que todo el mecanismo vaya rodado, incluso antes de comenzar el festín te piden que avises si vas a necesitar ir al baño para parar el siguiente plato a tiempo.

grupopakta-missmigas

Leer más

Llega el Pan de verdad a Madrid: Crumb y El Horno de Babette

Llega el Pan de verdad a Madrid: Crumb y El Horno de Babette [Re-Comiendo]

Que soy una panarra desaforada todos lo sabéis, como también os podéis imaginar que últimamente de pan casero poco se ve en casa. Pero se echa de menos. (Si tengo vecinos panarras, por favor ¡se manifiesten!) Confieso que he resucitado del congelador mi masa madre hace un par de días, la estoy alimentando poco a poco y espero poder tener tiempo para encender el horno en breve. Todo se andará.

Lo que sí que hago ultimamente bastante es comer fuera, como voy de un lado a otro como pollo sin cabeza es lo más fácil, parar un segundito, picar algo y seguir marchando. Aunque echo de menos poder cocinar en casa, pensando, saliéndome las cosas y no como una autómata. Eso también se andará, espero.
Así que aquí vengo a contaros otra foodie experience, esta ocasión un poquito especial porque cuenta con pan de masa madre en su carta. Hablo de «Crumb» una sandwichería gourmet del centro de Madrid, muy cerquita de Plaza de España. La verdad es que estaba por la zona y me acordé de haber leído sobre este coqueto local en unos cuantos blogs y webs, siempre con críticas positivas, y ya lo había fichado para incluirlo en mi wish list.

Llega el Pan de verdad a Madrid: Crumb y El Horno de Babette [Re-Comiendo]

Veggie

Leer más

El cenador de Amós

Viajes que merecen la pena: El cenador de Amós [Re-Comiendo]

Si hubiese tenido tiempo para escribir sobre El Cenador de Amós, lo hubiese hecho hace un par de meses. Más o menos. Pero bueno, donde no hay-no hay, y no se puede sacar. O eso dicen de los tontos.
Ya os he taladrado en un sinfín de ocasiones sobre las bondades del norte y lo mucho que me gusta, a veces incluso me da la sensación de que podría parecer que la Oficina de Turismo de Cantabria me paga. Pero no. Creo que no me pagaría ni aunque me contratase y estuviese trabajando de verdad, porque viendo cómo están las cosas…

Dramas nacionales aparte, reconozco que me olvido de estas cosas en cuanto me pongo a cocinar o me ponen un buen plato delante. En ese momento: «¡Al carajo todo!» Y algo así pasó en Villaverde de Pontones, en una espctacular casona del siglo XVIII dn la que Jesús Sánchez y su mujer Marián llevan las riendas desde hace más de veinte años.
La decoración es renovada y limpia, que no significa que hayan destrozado el encanto de la vieja casa (como solemos ver por el centro de Madrid, antiguas tiendas preciosas que se convierten en horrendos locales para turistas. A esos habría que acuchillarlos, estoy convencida)  sino que han sabido conservarlo aunándolo con modernidad, un acierto.

El cenador de Amós
MyVeg: el último hit en verduras de Triball (Madrid)

MyVeg: el último hit en verduras de Triball (Madrid)

Me alucina cómo ciertos lugares corren como la pólvora dentro de la blogosfera en cuanto se ponen un poquito de moda. MyVeg es uno de estos sitios. No paraba de leer en todas partes sobre este coqueto restaurante de la zona de Triball, en Madrid, y en cuanto he tenido un rato me he tirado hacia él, abducida por mi amor a las verduras. Soy muy muy veggie, así que después de leer por algunas páginas y blogs de Internet sobre este sitio se me pusieron los dientes bastante largos. El tema de las verduras no es fácil, conseguir un punto bueno, no maltratarlas, que tengan sabor, puede ser mucho más tedioso de lo que a bote pronto se piensa. Tengo pendiente uno del que ya había oído hablar por su sede natal, que al venir a Madrid se convirtió en Green&More, y también en un referente, lo dejo para la próxima.
Aunque la idea original era aprovechar la oferta de El Tenedor y comer de carta, al final nos decidimos por el menú, compuesto por un entrante, un plato de verdura, un segundo y un postre, por 15€. Abundante y contundente por un precio realmente ajustado.
Si queréis saber qué pedimos un un poquito más sobre este local, pinchad aquí y leeréis toda la reseña.
¡Y poned un brócoli en vuestra vida! 
Casa Gerardo, mucho más que el mejor arroz con leche del mundo

[Re-Comiendo: Casa Gerardo , mucho más que el mejor arroz con leche del mundo]

«Tradición es cuando la vanguardia madura»
 

Así nos recibe Marcos Morán en su casa de Prendes, a pie de la carretera y con una cálida acogida entre sus paredes de piedra. Después de salir de Masterchef, tuve la suerte de coincidir con Marcos en un evento en Madrid, entablamos conversación un buen rato y probé, bajo un sol de casi 35ºC, su fabada embotada, buenísima. Allí quedó la promesa de una visita a su tierra, con muchas-muchas ganas de ver todo sobre lo que había leido de él, al margen de sus míticas fabes y el mejor arroz con leche que he probado nunca.

Pedro y Marcos Morán son personas afables, cercanas, volcadas, que te hacen sentir en casa y con las que empatizas en un abrir y cerrar de ojos. Hablar con ellos de tú a tú y ver su humildad después de llevar décadas con el negocio familiar me resulta piedra angular para explicar el cariño que le he cogido a todos los momentos en su tierra. Aluciné con la cocina, enorme y súper reformada que tienen, con una sala reservada y acristalada arriba, acondicionada para observar qué pasa entre los fogones a medida que se van probando los platos.

Una reflexión sobre tradición e innovación, un menú completo el de Casa Gerardo y un arroz con leche de escándalo. Si no te lo quieres perder, pincha aquí y lo verás todo todito.

¿Triste por el final de las vacaciones? ¡No hombre! que lo bueno está por empezar…. Besosbesosbesos
Cursos de Cocina con Dani García, Calima, Marbella

Cursos con Dani García [Re-Comiendo]

Hoy va de cursos la cosa, de experiencias chulas. Pensaba cuando volvía de Marbella todos los sitios en los que he estado en los últimos meses, visitas express pero de un lado para el otro. Increible. Pero el momento es ahora y hay que vivir cada día como si de una vida se tratase.

No puedo presumir de haber asistido a muchos cursos de cocina, quizá porque he ido a unas cuantas ponencias y cursillos y nunca me han fascinado – digno de subrayar el de baguettes que hice en La cocina de Babette, totalmente recomendable.

El caso es que estaba yo comiendo después de grabar la Promo de Masterchef Junior cuando me hablaron del curso de tapas que daba Dani García (@danigarcia_ca) en Marbella y creo que tardé 5 segundos en decidir que hasta los sures del sur me iba yo. Y no sabéis cuánto me alegro. Creo, además, que me he quedado con el pequeño sinsabor en la boca de ser consciente de que en Madrid no hay cursos como este. Y me da rabia.

Ha sido una pasada, Dani explica fenomenal y se hace muy ameno, por eso los cursos se llenan hasta las trancas en cuanto se ofrecen. Si queréis saber todo sobre mi experiencia en Calima, pinchad aquí, os encantará.

Madrid está vacío estos días, y no sabéis cómo me gusta. Así, sí.

Besos enormes y más sonrisas. 
Bienvenidos a la Revolución Silenciosa...

Club Allard 2013: Bienvenidos a la Revolución Silenciosa… [Re-Comiendo]

Voy a contar la historia desde el principio, para poneros en antecedentes. Yo, freaky-foodie total, viendo vídeos y más vídeos de cocineros «conocidos» en nuestro país tenía un nombre grabado con tinta especial en la memoria. No sé exactamente por qué, también se lo dije a él en su momento, pero me había transmitido una vibra especial, una conexión distinta, algo adictivo que me pedía conocer más, más y más. Puede que fuese la chispa en los ojos, o quizá esa sonrisa pícara e inquieta pero sea como fuere, el presagio se hizo realidad.

Bien, voy fuerte, y eso que no quiero ser pelota, pero es que, señores, le cena en El Club Allard fue una pasada. Y ojo, que aquí voy cargada de spoilers así que los que queráis llevaros la sorpresa, os recomiendo que no leáis más abajo.

Bienvenidos a la Revolución Silenciosa...

Tras preguntarle al portero si efectivamente estabamos en el lugar adecuado, no hay cartel ni nada que señale el restaurante, entramos y nos guían a través de todo el comedor, por un pasillo, hasta «La pecera» donde nos piden que esperemos a que el chef venga para ver qué comeremos. La pequeña sala, decorada con pintadas de platos e ideas está amadrinada por una única frase: «Bienvenidos a la Revolución Silenciosa» y cuenta con una enorme cristalera opaca enfrente de la mesa, apta para 6 comensales. Pocos minutos más tarde Diego aparece ataviado con su ropa de faena y las pinzas enganchadas en el delantal. Intercambiamos primeras impresiones, nos pregunta si comemos de todo y si nos gustaría ver la cocina; contestamos que sí a todo, of course, como para decir que no! y al segundo el cristal que antes era opaco se vuelve traslúcido y, desde el otro lado, sus compañeros de batalla nos saludan. Ahí está, todo el arte, toda la magia, esa cocina tan perfectamente ordenada y esas cabezas y manos tan milimetradamente concentradas. Y el espectáculo empieza. Leer más

99 Sushi Bar

[Re-Comiendo: 99 Sushi Bar]

¡Buenos días familia! ¿Qué tal esa mañana de martes?
 

Yo la cojo llena de energía y ganas, en nada salgo pitando hacia El Bohío para empezar la faena del día y no puedo estar más contenta. Todo el equipo se está portando genial conmigo, están teniendo mucha paciencia y estoy aprendiendo muchísimo; no tengo suficientes palabras de agradecimiento para la oportunidad que Pepe me está regalando.

[Re-Comiendo]

Pero anécdotas a parte, hoy voy a desenterrar mi sección de [Re-Comiendos], que estaba un poco abandonadita la pobre, con un restaurante al que fui el pasado viernes y que me cautivó.
Siento mucho estar un poco out del mundo blogger, tengo la cabeza en mil sitios a la vez y no doy a basto, pero que sepáis que os llevo en mi corazoncito y echo un montón de menos no tener más huecos para bloguear lo que a mi me gustaría. ¡Gracias a todos por ser pacientes!

Ahora al grano: soy fan incondicional de la comida japonesa y una vez al mes intento escaparme a comer algo de sushi por ahí; me pierde.
Tras el descubrimeinto de Kokoro, ahora voy a la carga con el que se ha convertido mi top, pero sólo para ocasiones en las que tengamos el bolsillo saneado. Bueno, la ocasión lo merecía esta vez (era el cumpleaños de A.) y, aunque primero intenté ir a Kabuki y estaba completo, no me arrepiento de nada.
Fue recomendación directa de los grandes Dani García y Pepe Rodríguez Rey, y no defraudó. Leer más